¿Por qué vivimos tan frustrados?

¿Sabías que en estos últimos tres años se han consumido más antidepresivos y ansiolíticos que en todos los años anteriores?

Compartir

¿Sabías que en estos últimos tres años se han consumido más antidepresivos y ansiolíticos que en todos los años anteriores?, ¿Sabías que psiquiatras, psicólogos, terapeutas de todas las corrientes, adivinos, lectores de tarot, de la mano, del café, de la vela…, tienen saturadas sus consultas, como nunca antes?

Douglas Coupland, escribió acerca de una Generación X; pasaron sólo 12 años y la Revista Ad Age acuñó el término Generación Y, la de los Millennials. En fin, como nos llamemos, como se llame a nuestra era no nos afecta tanto como el rumbo que han venido tomando los acontecimientos.

¿Te sientes frustrado? Qué raro porque precisamente frustración es la respuesta que ofrecen encuestas de opinión en todo el mundo; el ser humano vive en estado de frustración. Busca y no encuentra, cambia y no basta; se revela, se agrupa, se arriesga, afronta, y no basta.

¿Vivir frustrado? 

Un estado continuo de alteración que conlleva el sentimiento de que el dinero no alcanza, la ropa no satisface, a la casa le falta algo, el amor no es pleno, el tiempo no rinde…

¿Por qué vivimos frustrados?

1. El asesinato de lo intangible.
Con otras palabras: hemos desechado todo aquello que no vemos, oímos, olemos, gustamos o tocamos; ahora sí que hasta no ver, no creer.
2. El hacer público lo privado y privado lo público.
Dicho de otra forma: hemos puesto de moda contarlo todo, chismear de todo, hablar de nuestras intimidades y buscar hacer nuestras las intimidades de los demás.

Así, la falta de creer a ciegas, de confiar sin pruebas y el poco cuidado en la custodia de nuestra intimidad han debilitado nuestra capacidad de sentirnos satisfechos.
Entonces, si no crees y andas de indiscreto no te quejes de tus frustraciones, tú las provocas.

Este par de condiciones nos han hecho:
A. Somos Intolerantes al silencio.
Despertamos con la tele, nos bañamos oyendo la W, en el camino al trabajo suena la cumbia, Teli no me ha llamado…, Martha no fue al programa… ¿por qué tan calladita Rebeca?… Todo el tiempo queremos oir. Si hay silencio nos parece que algo no anda bien.
B. Tenemos temor a estar solos.
Queremos que alguien esté con nosotros. Consideramos que la soledad física es la verdadera soledad.
C. Vivimos reaccionando.
Nos está faltando iniciativa, proponemos poco, vivimos en una continua reacción, en un constante asegún… reaccionamos ante los hechos, ante las circunstancias.
D. Desconfiamos de todos y de todo.
Nuestra capacidad de confiar se ha disminuido y dudamos hasta de la veracidad de lo que la ciencia ha demostrado.
E. Nos cuesta trabajo comprometernos, todo es relativo.
En este mundo traidor nada es verdad ni mentira todo es según el color del cristal con que se mira.
F. Estamos orientados a responsabilizar a los demás.
Miramos la astilla en el ojo de otro y no notamos la viga en el nuestro. Tenemos la verdad y los otros, no. Justificamos acciones propias y juzgamos con dureza los actos de los demás.

¿Cómo librarte de vivir sin frustración en la que yo llamo la era de las necesidades insatisfechas?

¿Cómo?, Hay fórmulas más efectivas y duraderas que un Prozac o que un Tafil, fórmulas que disminuyen las ansiedades y las incertidumbres, la insatisfacción.

¿Cómo salir de esta frustración?

La Metacognición.
Metacognocerte es que pienses en cómo piensas, en cómo actúas, en cómo reaccionas, en cómo te relacionas, ¿te has puesto a pensar en cómo te ríes, en a qué hueles, en cómo das la mano?.. Tómate unos minutos todos los días y voltea hacia ti mismo en búsqueda de la conexión quién soy-qué hago.
La Conciliación entre Voluntad y Realidad.
Dicen que si no puedes hacer lo que te gusta, haz que te guste lo que haces. Concilia lo que eres con lo que tienes.
La Recuperación del Tiempo Presente.
El tiempo pasa, date cuenta como tienes que darte cuenta que tu jefe no se va a ir tan pronto ni te vas a sacar el Melate el miércoles, ni se va a divorciar…, eso no ha pasado, reconcíliate con tu presente, recóbralo y vívelo.

Bájale a tu frustración, vive con mayor tranquilidad, dejar que los demás vivan mejor. Ahora ya sabes qué puede estar pasando contigo y conmigo; ahora, ya tienes la receta, ya sabes cómo sí podemos lograrlo con un impacto definitivo en nuestra productividad.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (11 votes, average: 4.36 out of 5)
Loading...

2 COMENTARIOS

  1. Hola me gustó mucho el artículo. Pero hay algunas cosas que no entiendo al 100%. Pueden hacer un programa con este especialista y hablar mas a fondo del tema?

Dejar una respuesta