Manual del futuro godín

Es increíble los pesares por los que todos hemos tenido que pasar al terminar la carrera y empezar a buscar ese primer trabajo que realmente haga que nuestra profesión despegue

Compartir

Un estudio de The Ladders Found determinó que un reclutador dedica un promedio de SEIS segundos al análisis de cada CV o solicitud de empleo. Eso le basta para hacer un selección previa y separar los que le parecen interesantes de los que no. Según dicho estudio, los reclutadores pasan el 80% de este corto periodo en la revisión de ortografía y datos como: nombre, puesto y compañía actual, fecha de inicio de tu trabajo actual, fecha de inicio y finalización de tu trabajo anterior y datos de la educación formal.

El resto del tiempo lo dedican a buscar palabras clave para ver si alguna coincide con el perfil que buscan. Pero, ¿cuál es ese perfil que están buscando?, y ¿cómo puedes favorecerte e impactar desde tu CV? Empecemos con algunos consejos que puedes incluir al elaborar tu famosa hoja de vida.

1. Prisa: ten presente que tu CV tendrá menos de diez segundos para impactar, por lo que es importante que des prioridad y pongas tus estudios y experiencias recientes primero, es decir, en orden cronológico a la inversa, ¡no empieces con el kínder!

2. Organización: estructura tu CV, divídelo en secciones, esto hará más fácil la lectura que un pergamino de la Edad Media donde nada destaca.

3. Menos es más: tanto en el diseño como en el contenido, busca un diseño simple, evita que tenga muchos colores o adornos, no confundas al reclutador ni lleves su ojo por todos lados.

4. Lo reciente y fundamental: enlista en tu CV tus estudios y aquello que es digno de resaltarse, evita hablar de tu educación primaria o tu primer trabajo paseando perritos, a menos que sea relevante por tus experiencias, logros o relación con el puesto al que estás aplicando.

5. Resaltar datos: pon a la vista del reclutador la información que pueda ser de interés para la compañía, como fechas, empleos o logros bien obtenidos, porcentajes. El chiste es agilizar la vista de tu hoja de vida.

Por supuesto, no creas que vas a mandar tu CV al primer intento a “la chamba de tus sueños” y ya estás contratado. Te vas a quedar esperando toda la vida. Lo que sí puedes hacer es empezar a labrar tu camino buscando y tomando las oportunidades que “caigan” (aunque no al azar) con el afán de ampliar tu experiencia y desarrollar nuevas habilidades que te vayan acercando a ese trabajo que tanto has deseado. Lo que hay que considerar siempre al tomar un empleo que no necesariamente “te encanta”, es evaluar que sea uno que te ayude a desarrollar las habilidades que más buscan los empleadores y menos encuentran: habilidades transversales o humanísticas principalmente, porque gran parte del conocimiento técnico ya lo obtuviste estudiando o con tu experiencia previa.

Toma esa chamba porque:
– Te aporta ventaja competitiva
– Aplicas los conocimientos del aula
– Desarrollas habilidades para especializarte
– Te vuelves más responsable
– Aprendes a administrar tus recursos
– Consigues un ingreso

Practica los siguientes 10 puntos para mejorar tu empleabilidad y poder escalar a tu siguiente nivel:

1. Especialízate. Un grado académico no asegura tu éxito profesional, sin embargo, al tenerlo percibes entre 25% y 40% más salario.
2. Enfócate. Identifica tus metas profesionales y dales prioridad para que puedas dar el 100% en cada una de ellas.
3. Anticípate. Si no te has titulado, asegúrate de tener experiencia laboral. No solo te dará otro tipo de conocimiento, sino que además tendrás una empresa que te avale y no estarás sufriendo el día que te gradúes.
4. Resuelve. Los colaboradores indispensables para una empresa no son los que tienen mejor CV, sino los que saben cómo solucionar problemas.
5. Edúcate. No te conformes con tener un título universitario, mantente actualizado en las nuevas tendencias.
6. Relaciónate. Muestra tus capacidades sociales para trabajar en equipo, generar confianza y armar alianzas entre colegas.
7. Enfatízate. Haz notar aquello que mejor haces y te caracteriza de los demás. ¡Destaca tus talentos!
8. Sé proactivo. Los mejores resultados no se obtienen viendo qué pasa, levanta la mano y sal de tu zona de confort.
9. Apunta alto. Donde tus ojos vean, ahí te llevarán. Cree en lo que estás haciendo y fija claramente tus metas.
10. Véndete. Aprende a vender, si sabes hacerlo, nunca faltará dinero en tu bolsillo. Véndete a ti y a tus competencias humanísticas con resultados tangibles.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta