¿Cómo volver a trabajar después de un gran descanso?

Si dejaste de trabajar por un hijo, un viaje o un proyecto, te decimos cómo empoderarte y quitarte el polvo para volver a la acción

Compartir

Pregúntate qué quieres

Hay que tener bien claro por qué y para qué quieres volver al mercado laboral. ¿Quieres socializar?, ¿pagar tus deudas?, ¿desaburrirte o realizarte profesionalmente? ¿Es definitivo o es solo un impulso igual al que te llevó a la desocupación?

Define el tipo y lugar de trabajo que te gustaría tener

No tienes que volver a lo que hacías antes. En esta vida no todo es el cochino dinero: la pasión es fundamental. Piensa si quieres regresar a una empresa gigantesca o una pequeña, quizá con posibilidades de crecimiento más fuertes. Una buena opción para empezar es hacer freelance o hacer negocios con uno de tus hobbies, y si ya lo hiciste y no funcionó, volverlo a intentar, tomando tus propios errores como la mejor escuela.

Confía en ti mismo

Es el ingrediente más importante de cualquier cosa que hagas en la vida. Apuesta por tu experiencia. Mantén siempre una actitud positiva y una alta autoestima. ¿Te cuesta trabajo? Pregúntale a la gente que te conoce lo que ve en ti como fortalezas y cualidades que después deberás resaltar en tu currículum y entrevistas. Nunca olvides que eres tan capaz como lo eras antes de tu receso: tal vez con menos práctica, pero con otro tipo de experiencias.

¡Salte de tu casa!

Nadie va a tocar a la puerta de tu casa para ofrecerte el trabajo de tus sueños. Si quieres que pase tienes que buscarlo. Sal a la calle, a un café, a un corporativo. Ve cómo se mueven las cosas afuera y, en la medida de lo posible, grita que estás en busca de proyectos productivos. Organízate para aprovechar bien tus horarios mientras estás en la búsqueda. Actúa como si ya tuvieras el trabajo, ten disciplina, duérmete y levántate temprano. Planea tus rutinas. Nadie consigue trabajo levantándose a las dos de la tarde o viendo series hasta la madrugada.

Sé y parece

Sé cuidadoso con tu arreglo personal. No olvides que estás en una búsqueda, que nunca sabes cuándo y dónde te puedes topar con un futuro jefe y, si parece que vendes incienso en Coyoacán, puedes causar una mala impresión. Como te ven te tratan, y más en el mundo corporativo. Podrás ser una persona brillante, responsable, trabajadora y productiva, pero si tu aspecto no habla bien de ti, en automático te descartan.

Haz networking

Las verdaderas redes sociales son de carne y hueso. Retoma el contacto con la gente del pasado, con amigos, familia, colegas y antiguos jefes. Cuéntales tu plan de volver al mundo laboral. Apóyate en la tecnología: LinkedIn, Twitter y Facebook son medios básicos para reconectarte. No te justifiques o disculpes por tu receso laboral. Ve a eventos y actividades para conocer nuevas personas; estructura bien lo que dirás a la hora de venderte.

Elimina las telarañas

Actualízate. Nunca dejes de hacerlo. Toma cursos, lee el periódico, escucha la radio. La capacitación es esencial y si no tienes lana puedes navegar la web y buscar un curso. También puedes suscribirte a medios especializados. Recuerda que una de las preocupaciones de las empresas es que la gente está obsoleta de conocimientos y nuevas tecnologías, y muchas veces es así. Así que familiarízate con las tendencias, aplicaciones y herramientas actuales.

Ten paciencia

No te desesperes. Tu autoestima deberá estar más arriba que nunca, tienes la experiencia y los conocimientos para encontrar ese trabajo con el que puede treparte nuevamente al barco de la productividad y darle punto y seguido a los suspensivos que pusiste hace tiempo. Mantente al tanto de lo que está pasando en el mundo y en las empresas donde te gustaría trabajar.

Arma un buen CV

Concéntrate en cinco grandes logros, pero deben ser grandes de verdad porque no son recientes. No lo maquilles para llenar el boquete de tiempo que no trabajaste. Menciona las cosas trascendentes que has hecho en este tiempo.

Prepara tu entrevista

Necesitas kilos de honestidad y claridad cuando expliques las razones que te llevaron a dejar de trabajar y las razones que te traen de vuelta. Ensaya tus entrevistas laborales con tus amigos o familia. Consultar expertos también ayuda.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta