¿Cómo ser un buen líder en tu trabajo?

Te decimos lo que tienes que hacer para dirigir bien a tu equipo y no solo ser el jefe que a veces respetan y medio obedecen

Compartir

DELEGA
Si eres la cabeza de un equipo, tu trabajo no es hacer las cosas, sino dirigir, administrar tareas para los demás y supervisar que todo salga bien. No olvides que eres el estratega, si tu energía está enfocada en sacar el trabajo de todos, te vas a quedar sin aliento para cumplir con la chamba que te toca.

SÉ ASERTIVO
Tienes que mostrarte seguro y convencido de lo que haces, lo que pides, mandas y organizas. Si buscas la aprobación de todos, nomás generas desconfianza y tu imagen se debilita. Necesitas trabajar la seguridad, la autoestima y la firmeza que demuestras a los demás. Siempre debes estar listo para tomar decisiones en cualquier momento. Nadie quiere seguir a alguien que se traba a la hora de la verdad.

SÉ IMPACIENTE, SI HAY PRISA
Imagínate en una carrera contra el reloj, muévete rápido. Los verdaderos líderes tienen esa visión que los lleva a ver, actuar y a escalar más pronto. Hacen que las cosas sucedan rápido y bien.

PIENSA EN GRANDE
Si piensas en pequeño, el éxito también lo será. Las metas deben ser realistas pero altas, con aspiraciones. Parte de tu chamba es asegurarte que los demás estén en la misma frecuencia e igual de comprometidos con el proyecto. Haz que la gente se sienta parte de algo grande, algo por lo que valga la pena pegarse esas friegas, con un sentido que vaya más allá de las monedas para pagar la tarjeta de crédito.

SÉ INSPIRADOR
Ya sabes hacia dónde y cómo llegar, así que tu mayor reto aquí es transmitir con pasión lo que hay que hacer para lograrlo, aquí es donde las cosas suceden gracias a tu dirección y credibilidad convenciendo a tu equipo de creer en lo que dices. Inspira con el ejemplo. tienes que ser el referente, siempre empieza tú.

 

¿CÓMO CREAR MÁS LÍDERES?

No solo se trata de tener tu grupo de seguidores felices, también hay que impulsar que la gente crezca y avance dentro del equipo. Un buen líder no se siente amenazado y siempre está entrenando a su relevo.

PREPARA BIEN TUS JUNTAS
Entre más estructuradas estén habrá una mejor comprensión en lo que cada quien debe hacer. Al final, todo mundo tiene que tener claras las conclusiones, decisiones y acciones a tomar.

RESPETA EL TIEMPO DE LOS DEMÁS
Nada de juntas sin sentido que se alargan por horas, ni de hacer esperar a lguien porque “ahorita estoy muy ocupado”.

FIJA PRIORIDADES
Cuando pretendes enfocarte en todo, te estás enfocando en nada y eso muy rápido se transforma en chacoteo, distracciones y falta de avance hacia los objetivos.

DESARROLLA EXPERIENCIA
No hay nada peor que un jefe que no tiene idea de lo que está haciendo y que su autoridad se cuelga nomás de su título. No se trata de ser el experto número uno, ni que tengas que resolverlo todo, ni que te consulten cada paso, pero hay que ser competente en cada etapa del proceso.

QUÉDATE CON LOS BUENOS
Deshazte de los lastres, de los mediocres y de los negativos. Necesitas gente grande para lograr resultados grandes. Aquí aplica perfecto la idea de menos es más: un equipo enorme y lleno de gente que hace como que hace, solamente estorba y no da resultados.

CUIDA LA COMUNICACIÓN
Puedes tener muy claras tus ideas en la cabeza, pero si al tratar de explicarlas ves que la otra persona pone cara de what?, Houston, tenemos un problema. Pon el doble de cuidado en lo que comunicas por escrito (redacción, ortografía y formato). Una buena idea se puede ir al caño si no está claramente comunicada.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta