Cómo evitar el burnout

Bájale al estrés en el trabajo porque puedes presentar el síndrome del burnout. Te explicamos qué es y cómo evitarlo:

Compartir

Es posible que en algún punto de tu vida laboral hayas sentido que estás rebasado de estrés. Puede que esta sensación aparezca muy de vez o en cuando, o tal vez es algo que experimentas constantemente, a esto se le conoce como: “burnout” o “síndrome del trabajador quemado”. El burnout es cuando la presión del trabajo o el estrés alcanzan un punto de inflexión: se vuelven excesivos o duran demasiado tiempo. Aunque el agotamiento mental es demasiado común (más de lo que nos gustaría), hay técnicas a través de las cuales se puede prevenir y hasta revertir. ¡Así que sigue leyendo para mantener o recuperar tu equilibrio laboral!

El burnout llega cuando te sientes emocional, física o mentalmente exhausto, y es la consecuencia de estar con sobrecarga de trabajo. Puede ser porque el trabajo es demasiado complicado, tienes demasiado qué hacer y/o has estado así durante mucho tiempo. Ahora, el síndrome de burnout no es lo mismo que el estrés. Cada persona experimenta de forma distinta el estrés, hay a quienes les hace ser más productivos, y hay a quienes les sienta muy mal. Pero cuando alguien tiene demasiada presión y estrés es cuando se puede desarrollar este síndrome; y en estos casos el cansancio mental es tan grande que la persona se siente agotada y agobiada. Por suerte, puedes empezar a realizar algunas de estas actividades para prevenir o disminuir el burnout:

  1. Prioriza el self-care: Es esencial reponer tu energía física y emocional, y la mejor forma de hacerlo es cuidando de uno mismo, a través de buenos hábitos de sueño, nutrición, ejercicio, conexión social. También puedes practicar la meditación o escribir un diario ayudando a tu bienestar.
  2. Cambia tu perspectiva: Aunque el descanso y la relajación ayudan a reponernos del agotamiento físico, cuando vuelvas a la oficina, es posible que regreses a la misma sobrecarga de trabajo. Así que es momento de cambiar tu perspectiva, pregúntate. ¿Qué aspectos de tu situación son realmente fijos y cuáles puedes cambiar? ¿Hay formas de remodelar tu trabajo para obtener más control o concentrarte en tareas más satisfactorias? ¿Puedes hablar con alguien para cambiar el orden de trabajo?
  3. Busca conexiones: El mejor antídoto contra el agotamiento, es buscar interacciones interpersonales ricas y un desarrollo personal y profesional continuo. Encuentra entrenadores y mentores que puedan ayudarte a identificar y tener relaciones positivas con oportunidades aprendizaje.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Compartir
mm
Equipo moi.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta