Secuelas neuronales del covid

Ya libraste el covid, fiuf. Y sientes que ya todo bien hasta que un día te empieza a temblar la mano o traes una migraña que nunca te había dado. Te contamos qué pasa para que estés alerta

Compartir

Por Erwin Chiquete

Además de las vías respiratorias y los pulmones, el sistema nervioso es uno de los protagonistas en la época del COVID-19. Recordemos, primero, que el virus entra la mayoría de las veces por las terminaciones nerviosas del nervio olfatorio, o sea, por la nariz. También puede entrar por la boca o por los ojos, y el chiste es que en todos esos lugares tenemos terminaciones nerviosas que están conectadas al cerebro.

Y como los sentidos los tenemos en el cerebro, cuando llega el virus es que presentamos hiposmia, o sea dificultad para detectar los olores y los sabores. Lo mismo pasa con todos esos dolores de cabeza o el vértigo y los problemas para concentrarnos, todos se dan porque el virus se metió a nuestro sistema nervioso.

¿A todos les pasa?

Entre el 60 y 70% de los pacientes que inician con síntomas de COVID-19 presentan manifestaciones neurológicas. Entre ellas: dolor de cabeza, anosmia (pérdida de olfato) y dolor muscular.

En un primer estudio chino se detectó un 35% de síntomas neurológicos tras recuperarse de la enfermedad. En el Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición hicimos un estudio sobre complicaciones neurológicas en COVID, lo que nosotros llamamos nuerocovid-19 y encontramos que el 65% de los pacientes al ingreso tienen manifestaciones neurológicas, pero al darlos de alta casi el 20% se van con complicaciones neurológicas. Entonces creemos que la gente que queda con secuelas neurológicas es entre 15 o un 30% de los casos.

¿Pero pooor?

La razón por la que se pierde el olfato es porque se afecta directamente le nervio olfatorio. El virus entra al sistema nervioso central a través de este nervio, a partir de ahí se disemina por todo el sistema nervioso tanto central como periférico. Esto ocurre por dos caminos: uno es el que llamamos transináptico, es decir, el virus va brincando de nuerona en nuerona porque así se transmite; el otro es vía transvascular, es decir, el bicho va entrando a través de las paredes de los vasos sanguíneos y va propagándose por todo el sistema nervioso. No sabemos exactamente qué es lo que causa propiamente en las neuronas y por qué las ataranta, pero sí ocasiona cambios bioquímicos que originan ese tipo de enlentecimientos.

¿Cómo saben?

Recuerda que este virus es una mutación del virus del SARS que ocurrió en 2003. Después de que surgió ese virus se hicieron un montón de estudios y descubrieron que tras el paso del virus hubo cambios en las concentraciones de varias sutancias, cambios estructurales muy leves, y algunos otros de tipo funcional más que estructural. O sea, la estructura del cerebro no cambió. La verdad es que no sabemos exactamente qué está pasando con este nuevo virus, pero creemos que es algo similar. Lo que sí sabemos es que el sistema nervioso se ataranta.

¿Qué dijiste que pasaba?

Las secuelas neuronales más comunes son:

  • la primera es delírium, que es un estado transitorio pero que te hace ver y escuchar cosas que no están ahí
  • convulsiones
  • infarto cerebral
  • hemorragia cerebral, que se da por la ruptura de un vaso sanguíneo
  • encefalitis o inflamación del cerebro
  • neuropatías, que son debilidades, entumecimiento y dolor en articulaciones por un daño neurológico
  • miopatías, enfermedades musculares por alguna inflamación
  • secuelas cognitivas, que son problemas para analizar lo que nos rodea, tomar decisiones y aprender.

¿Cuánto dura?

En el Instituto Nacional de Nutrición estamos haciendo un estudio de seguimiento, citando cada tres meses a los pacientes que tuvimos internado sy muchos de ellos, incluso gente joven entre los 20 y los 40 años, están teniendo problemas de concentración, de memoria de muy corto plazo y de procesamiento de la información. Todos ellos aseguran sentirse lentos, que sienten que necesitan explicar las cosas más tranquilamente porque les cuesta mucho trabajo procesar la información y eso es una consecuencia directa de COVID, en especial en personas que estuvieron hospitalizadas.

La realidad es que no sabemos qué pasa con las personas que no se internan, que tuvieron síntomas leves o fueron asintomáticas, pueden no tener tantas secuelas, en este caso solo hemos estado siguiendo a los pacientes hospitalizados. A mí me gusta hablar de número duros, basado en estudios y lo que les puedo contar como neurólogo, es que he tenido pacientes nuevos que no estuvieron internados pero sí tuvieron la enfermedad y ahorita están teniendo este tipo de problemas cognitivos.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (13 votes, average: 3.92 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta