Reconoce los síntomas de colitis para que puedas controlarla

Tener el intestino irritado es como una maldición que afecta a millones de personas. No se quita, pero puedes ver la luz al final del túnel

Compartir

Si tu primera pregunta es: “¿Se me va a quitar esta maldita colitis?”, de una vez te digo que no. Desafortunadamente, solo podemos poner en pausa los síntomas. Es una condición tan necia que se manifestará a lo largo de la vida, una y otra vez, de diferentes formas.

De entrada, el término colitis ya no es válido. Además de ser “viejito” no es acertado, porque no solo se trata de una “inflamación del colon” sino de todo el intestino, así que a partir de ahora le vamos a decir Síndrome del Intestino Irritable (SII). En términos prácticos se le describe como un trastorno funcional digestivo caracterizado por dolor y malestar en el abdomen.

Síntomas en la panza
-Dolor en el abdomen que mejora cuando vas al baño
-Diarrea y estreñimiento alternados
-Cambio en la consistencia de la popó (dura, suelta, acuosa)
-Distensión abdominal, o sea, que sientes una fiesta patronal en toda el área del abdomen

Otras señales:
-Dolor de cabeza
-Dolor de espalda
-Dolor muscular
-Dolor durante el sexo
-Cansancio
-Aumento en la frecuencia urinaria
-Mareo

¿Cómo le hago si lo tengo?

Hasta hoy no existen medicamentos que por sí solos alivien las diferentes manifestaciones del SII, no es tan fácil como tomarte una pastilla y bye dolor, en una cuestión de disciplina y esfuerzo (nadie dijo que sería fácil).

Lo más importante es dejar de comer alimentos que se fermentan en exceso, consumir probióticos y prebióticos para mejorar el tránsito intestinal y cuando de plano te estés muriendo de un retortijón, tomar antiespasmódicos. Cuando la causa está relacionada a una infección, tienes que tomar un antibiótico local. Si el problema es emocional, entonces hay que darse una vuelta con el terapeuta y, de ser necesario, tomar antidepresivos.

Como puedes ver, el reto de tu doctor radica en descartar otras enfermedades, hacerte un diagnóstico acertado y darte el mejor tratamiento posible para disminuir los síntomas.

¿De dónde viene la inflamación?

El origen de este padecimiento es muy variado. Va desde una anormalidad en el movimiento de la musculatura, una alteración en la sensibilidad del tubo digestivo, estrés, factores genéticos o cambios en la flora intestinal. También puede ser culpa de una infección, intolerancia a ciertos alimentos, bacterias o alteraciones en la respuesta neuronal del intestino.

TIP: aprende a combinar bien los alimentos, de manera que tus comidas sean más fáciles de digerir. Consume alimentos que tengan probióticos como yogurth, chucrut, miso, quesos blandos, levadura y pepinillos.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 2.88 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta