¿Qué son los primeros auxilios psicológicos?

Básicos cuando no sabes cómo ayudar a alguien que pasa por una situación difícil

Compartir

Cuántas veces nos hemos encontrado en una situación en la que a un amigo lo acaban de asaltar, o a un familiar muy cercano lo despidieron de su trabajo, o a una compañera del trabajo le acaban de diagnosticar cáncer. La pregunta es: ¿cómo podemos ayudarles?, ¿qué tenemos que decir ante esa situación? o ¿qué hacer para que se sientan mejor? Son preguntas que frecuentemente nos hacen a los psicólogos, y que a decir verdad es la primera que nosotros mismos les hicimos a nuestros profesores cuando éramos estudiantes.

A lo que la respuesta que nos daban siempre era: primero dar “contención” y después “intervención”. La contención siempre será la base de todas las terapias psicológicas utilizadas y por su puesto de los “Primeros Auxilios Psicológicos” (PAP).

Pero para entenderlo mejor hagamos la analogía que también nos enseñaron en la escuela acerca del “Homoglobo”.

Supongamos que las personas somos como un globo que se infla y se desinfla dependiendo de lo que nos pide el entorno que hagamos. El punto es que jamás debemos estar totalmente inflados ya que a eso se le conoce como “estado límite de la personalidad” o “Borderline”, y significa que podemos en cualquier momento explotar y desinflarnos totalmente hasta llegar a la “depresión”. Tampoco es sano estar desinflados totalmente, sino mantenernos en un estado regular y constante “personalidad madura” o “sana”.

Sucede que frente a un estado de “crisis”, el entorno nos pide que nos inflemos más de lo habitual como un mecanismo de defensa. Pero si no estamos preparados o nunca lo hemos hecho, nuestras emociones y pensamientos nos comenzaran a inflar, inflar, e inflar hasta explotar o desinflar, desinflar, desinflar, hasta deprimirnos y querer atentar contra nuestra propia existencia o contra la de los demás.

Es ahí en donde radica el trabajo de la “contención” y después de los “Primeros auxilios psicológicos”. Evitar que la persona se infle de más, o se desinfle súbitamente.

Contención
Es como los signos vitales en la medicina, siempre hay que mantenerlos estables en lo que se espera la intervención o terapia psicológica. Ya que la intervención psicoterapéutica es la que nos ayudará a adaptarnos a una nueva realidad.

Por lo tanto, utilizamos las válvulas de entrada y de escape que la mente tiene de manera natural y que nos sirven para no quedarnos vacíos ni inflarnos de más, y estas válvulas son: dormir, comer sanamente, hacer ejercicio, respirar profundamente, hablar y reflexionar.

Aunque en una crisis de emergencia solo podemos contar con tres que son: Hablar para desahogarnos, reflexionar para ir digiriendo la situación, y respirar para relajarnos. Se puede también hacer uso de algunos fármacos para dormir y relajarse, o ponerse ayudar y ser activos como una manera de sacar las toxinas estresantes.

1. Hablar para desahogarnos: Esto equivale aproximadamente al 50% de todo el tratamiento. Y consiste en dejar que el paciente hable y exprese lo que piensa y siente. Así como el de no desmeritar o invalidar lo que piensa o siente la otra persona.

2. Reflexionar para ir digiriendo la situación: Cuántas veces nosotros mismos no hemos pedido que nos dejen solos como una manera de pensar y digerir todo lo sucedido. Es por eso que es importante hacer preguntas para que la persona poco a poco encuentre respuestas que le ayuden aceptar la situación dentro del hoy y el ahora.

3. Respirar para relajarnos: La respiración es fundamental ya que es la que nutre de oxígeno al cerebro y desintoxica la sangre.

Y aunque parezca sencillo el dar contención y más adelante dar “Primeros auxilios psicológicos” requiere de mucha práctica. Por lo que se requiere de una especialidad para darlos. Muchos no sabrían qué hacer frente a una persona que llora y grita frente a una situación difícil.

Además de que se cuenta con un protocolo internacional:

1. Contacto y presentación
2. Alivio y protección
3. Contención emocional
4. Recogida de información
5. Asistencia práctica
6. Conexión con la red social de apoyo
7. Pautas de afrontamiento
8. Conexión con servicios externos

Ahora que lo sabes estás listo para dar primeros auxilios psicológicos a quien lo necesite.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 4.22 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta