¿Qué pasa en tu cuerpo cuando tienes alergias?

Si llega la primavera y estornudas todo el día, lo más probable es que seas alérgico al polen que liberan los árboles y pastos para fertilizar a otras plantas

Compartir

Cuando los alérgenos llegan a la nariz de un alérgico, las defensas del cuerpo enloquecen. El sistema inmunológico cree que el polen es un peligro inminente y secreta anticuerpos para atacar a los alérgenos, y estos generan histamínicos en la sangre que causan el moquerío, los ojos llorosos y demás síntomas, por eso empiezas a estornudar y moquear como loco: porque el cuerpo quiere echar pa’ fuera esos polvitos.

Las alergias en México

30% de los mexicanos tienen alergia al polen, este viaja miles de kilómetros, así que con mudarte a donde no haya plantas no se te va a quitar.

Polen chilango: el fresno es el más común, pero la maleza abunda en la CDMX y depende de cada delegación: en Coyoacán y Miguel Hidalgo predomina el fesno; en Iztapalapa y Cuajimalpa el polen de ciprés y de pastos.

Las más comunes: ácaros, polen, pelo de animal, picaduras de insectos, moho, alimentos, látex, medicamentos, fragancias y cucarachas.

*Los días secos, calientes y con mucho viento son los peores para las alergias. 

 

Evita el moqueo

No salgas en las mañanas: si es posible, no realices actividades al aire libre en la mañana. Es cuando el conteo de polen está más alto.

Cambia las sábanas: cada semana (o dos, máximo) lávalas en agua caliente para evitar que se junten ahí los causantes de la alergia.

Limpia la casa: suena obvio, pero si no trapeas y quitas el polvo, nunca te vas a curar.

Cierra las ventanas: sobre todo si vives cerca de una calle transitada o hay muchos árboles cera. Aunque huela un poco a encerrado, es mejor que no entren el polvo y el polen.

Tira tanta mugre: entre más cojincitos y muñequitos tengas en la cama o el sillón, los alérgenos tienen más lugar para esconderese.

Bá-ña-te: darte un regaderazo al final del día ayuda a eliminar lo que te puede causar alergias; no estés con la ropa de la calle en tu cuarto.

 

Si nada funciona…

Si nada de esto alivia tus síntomas, te urge una cita con el alergólogo por si tienes algo más grave que alergia al polen. Conoce tus detonantes. Tienes que ser súper observador y llevar un diario de alergias para ir preparado cuando llegues con el alergólogo. ¿Estás peor en la mañana o en la noche, en la cocina o en tu cuarto? Busca patrones que le ayuden a diagnosticarte. 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Loading...
Compartir
mm
Jefa editorial print. Edito, escribo, traduzco y compro.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta