¿Qué es una dieta alcalina y cómo saber si es para ti?

La dieta alcalina ayuda a tu organismo a mantener en orden tu pH, te puede ahorrar viajes al doctor y que a los 40 años te veas de 60

Compartir

La idea detrás de la dieta alcalina es darle a tu cuerpo la comida que necesita para mantener balanceado tu pH interno y, de paso, revitalizar tu cuerpo, recobrar ese vigor que perdiste por ahí de los 20, fortalecer tus defensas, estar delgado y con la piel espectacular.

Tener un nivel alto de acidez en el cuerpo -por comer mal, no hacer ejercicio, fumar o tener estrés- hace que andes sin energía y que, a la larga, te enfermes y que te hagas viejo más rápido. Mientras eso pasa, andas todo el tiempo con dolores de cabeza, broncas de digestión, uñas y pelo débiles. ¿Te suena?

El gran problema es que nuestro organismo trabaja para mantener el pH de la sangre en un nivel de 7.4, si no le das lo que necesita para neutralizar la acidez, empieza a robar minerales alcalinos (como el calcio, magnesio y potasio) de lugares como tus huesos (de ahí la osteoporosis), a acumular desechos ácidos en forma de grasa (de ahí la obesidad) y a depositarlos en tus articulaciones (de ahí la artritis).

Para saber cómo andas
Necesitas hacerte un test de pH en orina
Lo normal es de 7 a 7.5
Ácido si el pH es igual o menor a 6.5
Alcalino si el pH es igual o mayor a 7.5

Y ¿qué creen? La mayoría de ustedes están retacando su plato con la comida equivocada: puras bombas ácidas. Tu dieta debe tener 80% de alimentos alcalinos y 20% de alimentos ácidos.

pH ácido (6): Leche, yogurt, granos, huevo, jugos procesados, arroz integral, pan de trigo germinado, ostras, jugos de fruta, leche de soya, leche de cabra, pescado, frijol peruano, pan de centeno, cocoa, avena, espinacas (cocidas), hígado, leche de arroz, leche de almendras, tés, coco y ciruela.

pH ácido (5): frijoles (cocidos), azúcar, papa, garbanzo, mantequilla (con sal), salvado, pollo, pavo, fruta enlatada, lentejas, cerveza, arroz blanco y maíz cocido.

pH ácido (4): agua embotellada, filtrada, destilada o purificada, jugos procesados, bebidas deportivas, café, pistaches, pan blanco, arándanos, palomitas, trigo, ciruela pasa, nueces y cacahuates.

pH ácido (3): Carnes (res, puerco), mariscos, queso de cabra, pasta, endulzantes artificiales, refrescos (menos los de cola que andan por 2.3), hojaldres, pepinillos, chocolate, comida procesada, vino, queso, té negro y vinagre.

pH neutral (7): agua de la llave, aceites vegetales (menos de oliva), mantequila (fresca), crema, leche (sin procesar).

pH alcalino (8): manzana, almendras, aguacates, jitomate, champiñones, frijol de soya, piña, pimientos, arroz salvaje, naranja, toronja, fresas, aceitunas, melón, rábano, durazno, chabacano.

pH alcalino (9): aceite de oliva, lechuga, calabacitas, germinados, frijoles verdes, mango, mandarina, uva, camote, berenjena, papaya, melón verde, chícharos, pera, higo y kiwi.

pH alcalino (10): espinaca, col de Bruselas, coliflor, alfalfa, algas, brócoli, calabza (naranja), zanahoria, pepino, espárragos, alcachofa, apio, limón, kale, cáscaras de papa.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (11 votes, average: 4.36 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta