La verdad acerca del cáncer: 10 mitos destruidos

No te dejes engañar por lo que dicen los demás, consulta a tu especialista

Compartir

Cáncer. Es una palabra con muchísima carga emocional. La carga emocional es la interpretación que le da nuestro cerebro, con base a la información que recibimos, a los sucesos de nuestra vida y para ello utiliza las emociones.

La carga emocional negativa de la palabra “cáncer” proviene de información que muchas veces es errónea, incorrecta o caduca. Todo esto genera miedo, muchas veces infundado e irracional, e impide que tengamos una actitud positiva y abierta.

Revisemos los mitos más frecuentes asociados a esta palabra:

1. Cáncer es una sola enfermedad. De hecho, la palabra cáncer engloba a muchísimas enfermedades (más de 200) de comportamiento diverso y por lo tanto de distintos tratamientos y pronóstico variado. Hay gente que piensa que se trata de una sola enfermedad que puede afectar a diferentes órganos cuando la realidad es que se trata de enfermedades completamente distintas una de otra.

2. Cáncer es igual a muerte. Existe la creencia popular incorrecta de que al ser diagnosticad@ con cáncer estás recibiendo una sentencia de muerte. En nuestros días, el conocimiento de cada cáncer individual y su relación con la persona que la padece es muy extenso. El concepto de que mientras más temprano se detecte, mayor es la probabilidad de curación es completamente correcto.

3. El cáncer se hereda de padres a hijos. Si bien en algunos casos existe herencia de algunas alteraciones en los genes que pueden generar cáncer, la realidad es que en la mayoría de los casos de pacientes con cáncer, este se debe mayormente a estilos de vida (95%), por lo menos en nuestro país. Uno de cada 2 hombres y una de cada 3 mujeres serán diagnosticados con cáncer en México en algún momento de su vida. ¡Esta cifra es alarmantemente alta! La buena noticia es que si el cáncer es originado por un estilo de vida poco saludable, es mucho lo que podemos hacer para cambiar la historia.

4. El cáncer es contagioso. Como ya dijimos, el cáncer contempla a muchas enfermedades de origen diverso. Hay algunos tipos de cáncer como el cervico-uterino que tienen un origen viral y por lo tanto se consideran contagiosos. Sin embargo, la gran mayoría de las enferemedades cancerosas NO son contagiosas y por lo tanto convivir con enfermos no nos expone a la enfermedad.

5. El cáncer se asocia a rencores personales. Si este concepto fuera cierto, muchísimas de las personas que todos conocemos deberían de estar hospitalizadas en unidades de terapia intensiva oncológica, ¿o no?

6. Cuando se hace una biopsia de un tumor canceroso este se disemina. Cuando un tumor maligno es manipulado por especialistas entrenados en oncología, tanto los procedimientos diagnósticos (como las biopsias) como los tratamientos son seguros. Sí existe la posibilidad de “regar” el tumor cuando quien lo hace no tiene el conocimiento o la experiencia. En resumen, no permitas que esa bolita que te salió la maneje cualquier médico, especialmente si no es oncólogo. Zapatero a tus zapatos…

7. Los tratamientos para el cáncer son agresivos y causan daños al paciente. Si bien algunos tipos de cáncer son agresivos y requieren de tratamientos fuertes, la tendencia actual de la medicina es la de ser menos invasiva y menos agresiva. Las cirugías por ejemplo, tienden a ser por mínima invasión en muchos casos. Las quimioterapias son cada vez más específicas y con la intención de dañar muy poco a los tejidos sanos. De cualquier forma hoy la medicina tiende a la individualización por lo que, en cada caso específico se elige la mejor ruta para lograr los mejores resultados.

8. Los tratamientos para el cáncer son largos. Nuevamente, todo depende del tipo de cáncer y la etapa en la que fue diagnosticado. Si bien los tratamientos pueden prolongarse por varios meses, hay tratamientos ultracortos que se usan en pacientes diagnosticados tempranamente.

9. Un paciente con cáncer no disfruta de la vida. En la mayor parte de los casos, los pacientes con cáncer llevan una vida normal que tan solo se detiene momentáneamente durante los tratamientos. Las personas con esta enfermedad pueden comer, viajar, divertirse y disfrutar al igual que cualquier otro de los placeres de la vida. En los casos de personas con cáncer terminal, existen terapias enfocadas a mejorar la calidad de vida que se llevan acabo con gran éxito.

10. Hacer estudios es igual a prevenir. He escuchado infinidad de veces, incluso de médicos, que, por ejemplo, hacerte una mastografía previene el cáncer de mama. Este tipo de conceptos son incorrectos y generan mucha incertidumbre. La única manera de prevenir el cáncer es por medio de la adopción de estilos de vida saludables. Los estudios de escrutinio permiten una detección precoz y por lo tanto mejoran la probabilidad de curación pero no previenen absolutamente nada. Dejemos de utilizar lenguaje confuso y erróneo por favor.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta