Grandes cambios que solo te toman 1 minuto

Pensar en cambiar tu estilo de vida para irte por el camino del bien puede sonar como un cambio tan grande, que mejor no lo intentas. Pero a veces, para lograr grandes cambios, necesitas SOLO 1 MINUTO

Compartir

1. Empieza bien
Si te tomas tus 16 pócimas en las mañanas, está perfecto, pero lo primero, primero, que tienes que ingerir es uno o dos vasos de agua. Eso va a hacer que te recuperes después de deshidratarte durmiendo toda la noche y que tus riñones, tu panza y tu cerebro se activen más rápido que con un café.

2. Tacita de té
Esta bebida subvalorada tiene muchos beneficios (si lo tomas sin azúcar). Cuenta como agua, te quita el frío, el hambre y, dependiendo del que escojas, te puede relajar, activar o hasta ayudar con la digestión. Si escoges té verde, acuérdate que está lleno de antioxidantes y ayuda a mejorar tu salud cardiovascular.

3. Haz pausa
Al tener tu plato enfrente, divide tu comida en dos. Cuando te termines la primera parte, oblígate a tomarte una pausa de un minuto. Así verás qué tan lleno estás y le das chance a tu cuerpo de empezar a digerir para que al final te sientas satisfecho y no tengas que volver a servir.

4. Talachea
Todas las mañanas tómate un minuto para preparar alguna verdura o hacer alguna tarea que te ayude a comer sano después. Puedes preparar un pepino y dejarlo para más tarde, picar un jitomate, pelar zanahorias o poner a desinfectar la lechuga. Lo que sea que te la ponga más fácil durante el día.

5. Ordena tu espacio
No importa dónde estés, al terminar una actividad y antes de empezar otra, date un minuto para ordenar, recoger y acomodar lo que puedas. Esto te dará mayor paz y claridad a lo largo del día. Hazlo también antes de irte a dormir para que empieces con orden y calma la mañana siguiente.

6. Haz buches
Como ya te cepillaste dos minutos y te pasaste el hilo dental otro minuto, ahora te tocan solo 30 segundos de hacer buches con tu enjuague bucal. Hazlo en la noche, porque al dormir tu boca está más seca y es cuando las bacterias pueden hacer más daño.

7. Bloqueador
Ya hablamos de que hay que usarlo siempre, en invierno, en la sombre y aunque te quedes en tu casa, pero hay partes que se nos olvidan y también son piel. Acuérdate de las orejas, la nuca, el cuello y el pecho.

8. Córrele
Aunque sea de tu casa al coche. Está comprobado que correr aunque sea un minuto al día, fortaleces tus huesos en un 4% lo cual es especialmente benéfico en las mujeres, quienes al pasar la menopausia pierden al menos 1% de su densidad ósea al año.

9. Descansa
Tu espalda. Mínimo cada hora, relaja los hombros, échalos para atrás y junta tus omóplatos de cinco a diez segundos, repite tres o cuatro veces, para darle un break a tus músculos que se tensan y se jalan cuando estás mal sentado.

10. Conecta
Tómate un minuto para mandarle un mensaje a alguien que quieres diciéndole algo bueno que te salga del alma. No tiene que ser un pergamino, con algo corto pero amable, le puedes cambiar el día. Un estudio de la Universidad de Yale comprobó que las pequeñas acciones buena onda incrementan tu propia satisfacción.

11. Concéntrate
Una forma de entrenamiento para meditar es viendo fijamente las mancillas del reloj dar la vuelta durante un minuto. Por supuesto, sin pensar en nada más Entre más lo practiques, más estarás ejercitando tu “músculo de la concentración”, además de que te das un break de estar viendo pantallas.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Jefa Editorial Web de Revista moi

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta