Échale la mano a tus defensas con estos alimentos

Solo nos acordamos de nuestro sistema inmune para mentársela cuando falla, y vamos por la vida esperando que haga milagros sin nuestra ayuda. Échale la mano a tus defensas con estos alimentos turbo poderosos

Compartir

Ya sabes que eres lo que comes, pero ¿sabes que lo que comes te puede defender? Prevenir la gripa, deshacerte de la inflamación, regular tu presión arterial y hasta disminuir riesgos de enfermedades, como cáncer, es posible si le echas una manita a tu sistema inmune comiendo a consciencia. Aquí lo que no debe faltar en tu carrito del súper:

Cúrcuma

Contiene curcumina, un antiinflamatorio natural súper efectivo. Además, es un antioxidante que neutraliza los radicales libres que te oxidan. Para que tu cuerpo la absorba más y mejor, combínala con pimienta.

Dosis: para tener sus beneficios come de 2-4 g diarios. Una cucharadita.

¿Cómo? Puedes hacer té con la raíz, espolvorearla sobre smoothies o usarla como sazonador para cocinar pollo o carne.

Betaglucano

Es un tipo de fibra que hace que tu cuerpo genere más glóbulos blancos y ataque a los virus. Facilita la respuesta de tu sistema inmunológico cuando se siente amenazado y, como son fibra, también absorben colesterol y toxinas antes de que lleguen a tu torrente sanguíneo. Lo puedes encontrar en hongos, avena, maíz y arroz.

Dosis: se recomiendan 3 g de betaglucano diario para mejores resultados, que equivalen a 75 g de avena, 4 porciones de 5 champiñones o 100 g de arroz y maíz. También puedes tomar suplementos en cápsulas.

¿Cómo? Incluye estos alimentos en tus comidas, como guarniciones, y que la avena se vuelva tu desayuno favorito.

Hongos shiitake

Además de glucanos, los hongos shiitake tienen letinano, una sustancia que se usa en las quimioterapias y ayuda a activar el sistema inmunológico contra el crecimiento de tumores malignos.

Dosis: en la medicina japonesa se usan hasta 10 mg a la semana para un tratamiento específico, pero en la vida diaria basta con una dosis de 4-8 shiitakes.

¿Cómo? Cocínalos o consúmelos deshidratados como infusión una vez al día.

Canela

Ayuda a bajar los niveles de azúcar en la sangre y reduce el riesgo de enfermedades del corazón porque mantiene el colesterol y los triglicéridos bajos. Está cargada de antioxidantes naturales llamados polifenoles que son tan efectivos que hasta funcionan para preservar la comida.

Dosis: 1 cucharadita al día (2-4 g) es suficiente para tener los beneficios. Si la dosis se excede (1 mg por kilo corporal) puede ser tóxica y dañar el hígado.

¿Cómo? Espolvoréala en todo lo que puedas, porque además, le da un punch dulce a las cosas, sin necesidad de ponerle endulzante.

Jengibre

Es buenísimo contra la irritación del estómago, los retortijones, estreñimientos y para mejorar la digestión. También es un gran remedio para la gripa porque hace que el cuerpo se caliente desde adentro.

Dosis: lo ideal son de 2-4 g, 1 cucharadita de raíz cortada o en polvo.

¿Cómo? Inclúyelo en tu dieta haciendo un té de jengibre, hierve el agua, echa la raíz, limón y endulza con miel.

Guayaba

Todos se olvidan de esta fruta cuando hablamos de vitamina C, pero es la verdadera reina. Por cada 100 g de guayaba hay 228 mg de vitamina C y no solo evita la gripa, también la combate.

Dosis: un adulto necesita idealmente de 75-90 mg, una guayaba al día lo cubre perfecto.

¿Cómo? Además de comer guayaba puedes incluir en tu dieta otras frutas y verduras con altísimo contenido de vitamina C como pimiento morrón (190 mg), kiwi (93 mg), fresa (80 mg), chile (140 mg) y perejil (120 mg).

Té verde

Está lleno de flavonoides, un tipo de antioxidante, pero lo que lo hace todavía más fantástico es que tiene galato de epigalocatequina (EGCG), otro antioxidante que ayuda muchísimo a que tu sistema inmunológico funcione como debe. Además, tiene L-teanina, un aminoácido que se involucra en la producción de compuestos celulares que combaten los gérmenes.

Dosis: no te pases de 4 tazas al día, te puede causar irritabilidad, insomnio o mareos.

¿Cómo? Échate una taza de té después de la comida, para empezar el día o para acabarlo.

Ajo

El potente aroma del ajo viene de compuestos de azufre. Uno de esos es la alicina, una sustancia que bloquea las enzimas de las infecciones. Dicen que tragar un diente de ajo te protege de la gripa, así que tómatelo y luego échate un vaso de leche para apaciguar, o una manzana, como te contamos en las notas.También se ha ligado al ajo y la cebolla con menor riesgo de cáncer de estómago y colon.

Dosis: la OMS recomienda una dosis diaria de 2-5 g de ajo fresco durante el día (lo equivalente a un diente).

¿Cómo? Úsalo para sazonar tu comida o échate un diente completo. Si de plano no te animas, prueba las cápsulas que, además, no huelen.

Mariscos

El cangrejo, la langosta, las almejas y los mejillones tienen un chorro de zinc que, aunque todo mundo lo ignora, es básico para que las células de nuestro sistema inmunológico funcionen como deben.

Dosis: un adulto necesita entre 9-11 mg de zinc al día. 100 g de cangrejo aportan 7.6 mg de zinc, las ostras dan 182 mg por 100 g y la langosta 2.3 mg.

¿Cómo? Te puede caer pesado un suplemento de zinc puro, pero funciona para completar tu dosis del día.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta