¿De qué se enferman tus oídos y por qué es básico cuidarlos?

Si dejaran de funcionar, podríamos perder el contacto con quienes nos rodean y nuestra calidad de vida podría bajar muchísimo. Por eso hay que cuidarlos como oro!

Compartir

Para empezar, debemos entender cómo funciona el oído. El sonido penetra por el conducto auditivo externo, se transmite a través de la membrana timpánica la cual, a su vez, transmite el sonido por los huesecillos del oído medio y de ahí pasa el impulso al nervio de la audición a través de la cóclea, también llamada caracol, para llevar el sonido hasta el cerebro.

No es que los oídos anden todo el tiempo enfermos, pero las infecciones son más comunes de lo que creemos. Una de ellas es la otitis media, que se da generalmente por infecciones de nariz o garganta no tratadas. Existe también la otitis externa, muy común en niños pequeños, que sienten como una comezón o ligera molestia dentro del oído y suele ser consecuencia de una rinitis que no se trata. En niños son también muy frecuentes las infecciones originadas por una rinitis alérgica no diagnosticada que provoca inflamación de las adenoides (que solo tienen los niños hasta los siete años).

Causas frecuentes de enfermedades del oído:
1. Infecciones de la piel del conducto
auditivo externo por pasar mucho tiempo en la alberca
2. Aplicación de sustancias no adecuadas como el clásico cigarro “para destapar el oído”
3. En oído medio infecciones como otitis media, originadas por infecciones de garganta y nariz
4. Perforaciones timpánicas por traumatismos accidentales al tratar de limpiar el oído

¿Cómo evitarlas?
NO LIMPIAR CON COTONETES, porque puedes afectar zonas del oído. Tampoco deben aplicarse remedios caseros, esto incluye lavar con vinagre, meter cigarros o cualquier otra ocurrencia de la tía y la vecina. Esas acciones pueden complicar el problema ya existente. En caso de cualquier molestia hay que ir al otorrinolaringólogo lo más pronto posible.

Ya se me tapó otra vez
Muchas personas sienten que se les tapan muy seguido los oídos, estas son algunas de las causas más frecuentes de esta sensación:

  • Tapón de cerilla que se impacta en el tímpano
  • Cambios de presión dentro del oído por una infección o rinitis alérgica que impiden que se equilibre la presión dentro del oído medio
  • Inflamación de la articulación que une la mandíbula con el cráneo (articulación temporomandibular), que se inflama por apretar los dientes en forma inconsciente, principalmente por la noche
  • Presencia de cuerpos extraños como garrapatas y, sí, cabecitas de algodón de cotonetes

¡¿Qué dijisteee?!
La pérdida auditiva es parte del proceso de envejecimiento del nervio de la audición, que inicia a partir de los 50 años de manera natural, y como consecuencia empezamos a perder la capacidad de percepción de voces graves o agudas.

¿Cómo evitar la presentación de esta pérdida auditiva a edades más tempranas? Se recomienda el uso de protectores para personas expuestas a ruidos muy fuertes en su ambiente de trabajo o en practica de tiro y evitar el uso de audífonos a volumen muy alto y muy seguido.

Para la oreja
Es bastante común tener infecciones en el oído, mas no que sus efectos permanezcan a largo plazo. A menos que sea algo recurrente y no se trate, podría ocurrir lo siguiente:
– Pérdida de la audición
– Retraso en el habla y el desarrollo en niños
– Propagación de la infección a otras partes del cuerpo
– Desgarro del tímpano

NUNCA DEBES LIMPIAR OÍDOS CON COTONETES
No deben usarse cotonetes porque lo único que hacen es meter más el cerumen e impactarlo más al fondo, lo ideal es que el otorrinolaringólogo realice extracción del cerumen al menos una vez al año, bajo microscopio, y así evitar lesiones de las estructuras del oído que son sumamente sensibles.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (13 votes, average: 4.46 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta