¿De qué se enferma tu cuero cabelludo?

Además de la caída de pelo, hay muchas otras enfermedades que podrían atacar. Así que de nada sirve que tengas mil productos para tener un pelazo si no cuidas lo más importante, la piel que lo sostiene

Compartir

Por: Isela Méndez

El cuero cabelludo es la piel que cubre la parte superior de la cabeza y el lugar donde nace el pelo; y al igual que el resto del cuerpo, puede enfermarse si no lo cuidas. Anatómicamente se considera una estructura única e independiente del resto de la piel, porque está muy vascularizada (tiene muchísimos vasos sanguíneos), por eso es tan “sangrón”.

Estas son tres de las patologías capilares más comunes y cualquiera puede venir sola o ser consecuencia de alguna enfermedad:

ALOPECIA O CAÍDA
Es una enfermedad crónica degenerativa que hace que los folículos pilosos se hagan pequeños, lo que cambia el aspecto del pelo hasta dejarlo tan fino que se cae. En algunos casos puede ser reversible, pero hay otros en los que ni bajando a toda la corte celestial te volverá a salir.

Causas: son diversas, pero en general aparece si tomas ciertas medicinas, presentas algún trastorno psiquiátrico, tienes deficiencia de vitaminas, enfermedades sistémicas o factores genéticos u hormonales.

Tipos: 

  • Androgénica: pérdida permanente y total del pelo; así es… la famosa calvicie. Es el tipo más frecuente en hombres, 50% la sufren y la mayoría la manifiesta a partir de los 30 años. 95% de los casos son de origen hormonal.
  • Difusa: pérdida progresiva y generalizada del pelo, pero no llega a la calvicie total. Afecta a hombres y a mujeres. El pelo se alacia, se ve sin vida y se vuelve escaso.
  • Areata: enfermedad autoinmune; es decir, el sistema que debería defendernos ataca por error las partes sanas del cuerpo, entre ellas a los folículos pilosos, y eso hace que aparezcan parches de calvas circulares.
  • Efluvio telogénico:es una pérdida de pelo temporal y reversible. Suele darse por estrés o por alteraciones metabólicas, infecciones o dietas.

Tratamiento: lo primero es que un dermatólogo descifre qué tipo de alopecia tienes para que te dé tratamiento que pare la caída o aumente la densidad o el grosor del pelo.

PSORIASIS
Es una enfermedad crónica en la que aparecen placas eritematosas (rojas o rosas) cubiertas por escamas o costras en cualquier parte del cuerpo, aunque son más frecuentes en las articulaciones, el cuero cabelludo, las ingles y la parte inferior de la espalda. Puede presentarse en diferentes formas: en placas, en gota, pustular, invertida o eritodérmica (en todo el cuerpo).

Causas: su origen puede ser genético ( aunque solo en un 25% de los casos), inmunológico, ambiental o psicológico, aunque existen otros factores que la pueden desencadenar, como infecciones, uso de ciertas medicinas (betabloqueantes, antipalúdicos o el litio), estrés, obesidad, síndrome metabólico (colesterol, trigliceridos altos, diabetes e hipertensión arterial), exceso de alcohol y, algunas veces, cambios hormonales.

Tratamiento: cremas y pomadas especializadas, medicinas sistémicas y fototerapia.

CASPA O DERMATITIS SEBORREICA
Lo que coloquialmente conocemos como caspa es un trastorno inflamatorio y crónico no contagioso de las glándulas sebáceas que se puede presentar en varias partes del cuerpo, como bordes laterales de la nariz, cejas, oídos, esternón y párpados, pero es más frecuente en el cuero cabelludo. Se caracteriza por comezón, enrojecimiento y presencia de escamas o, si es muy intensa, de costras de grasa.

Causas: aunque son desconocidas, puede ser una mezcla de factores genéticos, infecciosos (hongo Malassezia), hormonales, emocionales, mala nutrición, estilo de vida, depresión y estaciones del año (primavera y verano)

Tratamiento: no se cura, pero se puede controlar con el uso de un shampoo anticaspa y cremas con el activo que el especialista te diga.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 3.57 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta