Árnica: usos y beneficios

Se ha usado de forma tradicional desde el siglo XVI y es uno de los remedios tópicos naturales más populares

Compartir

Esta planta, pariente cercana del girasol y del margarita, contiene un ingrediente activo llamado helenalina, que actúa como un potente antiinflamatorio y analgésico, por eso es la preferida para curar golpes, torceduras e inflamaciones. Peeeero también fortalece el sistema inmunológico, sirve para el corazón y además es buenísima para el pelo y la piel. La encuentras en aceites esenciales, tinturas, ungüentos, geles tópicos, creas y también puedes tomarla en infusiones. Así que no puede faltar en tu botiquín.

Sirve pa’ todo

El dolor
Es buenísima para controlar los dolores musculares, la osteoartritis y las reumas. Acelera la recuperación de golpes, esguinces, moretones e hinchazones porque sus propiedades en general ayudan a disminuir la inflamación. También ayuda a prevenir los calambres.

Skincare
Tiene propiedades antimicoticrobianas, por eso ayuda en bronquitas de la piel como acné, psoriasis y eczema. ES súper eficaz contra la resequedad de la piel y lo mejor para picaduras de insectos, quemaduras y labios agrietados.

Pelo divino
El aceite de árnica es un remedio eficaz para la alopecia, la caída del pelo y la caspa, porque ayuda a nutrir e hidratar el cuero cabelludo y fortalecer los folículos. Puedes agregar unas gotas de extracto de árnica a tu shampoo para reforzarlo.

Protégenos del mal
En general fortalece las defensas y ha sido utilizada durante mucho tiempo para aliviar problemas respiratorios como resfriado, dolor de garganta y hasta asma, bronquitis e infecciones. Puedes poner ungüento de árnico en el pecho, espalda y nunca con un ligero masaje.

Desinflaman-té
El té de árnica es de los mejores para disminuir la inflamación y el dolor de estómago que causan la colitis y la gastritis. Lo ideal es tomar la infusión de la corteza de  cuachalalate junto con árnica para el tratamiento de la inflamación del estómago, la gastritis crónica y la úlcera gástrica.

¿Cómo la uso?

Puedes tomarla en té o usarla en pomadas y cremas, las encuentras en tiendas naturistas, farmacias homeopáticas y algunas farmacias tradicionales. También te dejamos esta receta para que prepares tu propio ungüento:

-Deja a fuego lento una taza de flores de árnica secas con una taza de aceite de oliva durante un ahora. Agrega cera de abeja previamente derretida, hasta obtener la consistencia deseada. Ponla en un recipiente de vidrio oscuro sin tapar mientras aún está caliente. Cuando se enfríe, ciérralo bien y guárdalo en un lugar fresco.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 4.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta