Lo bueno de lo malo: que te rompan el corazón

Porque todo tiene su lado amable...

Compartir

Hace unos meses me rompieron el corazón. Un día sin más, todo se acabó, mis expectativas se convirtieron en un dolor tan fuerte que sentía que nunca me iba a recuperar. Obvio, me creía la de Juanga de “yo no nací para amar, nadie nació para mí” y lloré tanto que pensé que me iba a quedar sin lágrimas. Pero bueno, pasó el tiempo, lloraba menos, bajó el dolor y mi vida de soltera se empezó a poner interesante. Con mucho amor propio (y terapia), dejé de cortarme las venas y volví a creer que por ahí andaba mi próximo amor. Claro, nadie quiere que le pase (ni yo se los deseo), pero, ¿qué creen? A todos nos va a tocar, y al final no es taaan malo.

AL MENOS LO INTENTASTE
Un corazón roto es un corazón vivo, y en cuanto esté sano puede volver a amar. Son más valientes los que aman que los que viven escudados en su miedo y comodidad. Así que a levantarse y a volver a intentarlo. Porque siempre que tengamos la opción, hay que escoger el amor. Siempre.

TE LIMPIA EL ALMA
Muchas veces pasamos por algo muy doloroso y se nos abre la llave. Las lágrimas son necesarias para limpiarte el corazón y deshacerte de lo malo. Así que ni lo reprimas. Saca todo lo que traigas; hazlo un par de días y NEXT! No vivas con la tristeza a cuestas y no te preocupes, sí vas a volver a sonreír… Es más, ¡a carcajearte!

SE ABRE TU ENERGÍA
Todo lo que te está doliendo ahorita va a pasar. Let it go! Soltar es sostener la certeza de tu corazón y dejar ir las expectativas y el sufrimiento. Déjalo ir, porque aunque no lo creas, eso te va a convertir en una mejor persona. La ruina es el principio de la reconstrucción.

ESTABAS PEOR ANTES
En el momento no lo ves, pero la presencia de la persona incorrecta es más dañina que la pérdida de alguien. El drama no es romántico, tu vida no es una telenovela. El amor no te hace sufrir, no es carencia ni angustia. No confundas las mariposas en el estómago con una gastritis gigante que te hace llorar. Cuando entres en una nueva relación que sí sea sana, no vas a poder creer lo que aguantaste antes.

TE EMPIEZAS A QUERER
Cuando NO te quieres, se nota, cuando te quieres se nota más. Al no estar con alguien, te das cuenta de que sí tienes tus cosas, pero también de lo mucho que vales. Así que es una buena “oportunidad” para trabajar tu amor propio. Para escogerte a ti en Tinder. Para enamorarte de ti y luego de quien tú quieras.

Ahora canto la canción de Cerati en la que dice que “poder decir adiós es cecer” y me he dado cuenta de que la vida siempre tiene mejores y más guapos planes para nosotros. Hay que dejar ir, fluir y, aunque parezca imposible, hay que confiar. Amores mediocres nunca. Amores que dan gastritis nunca. Amores que causan lágrimas nunca. Entonces sí, es mejor que te rompan el corazón en mil pedazos que quedarte en una de esas relaciones. El sol va a salir de nuevo. Y apréndetelo bien: elige siempre, por sobre todas las cosas, un amor bonito.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (37 votes, average: 4.70 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta