Los retos de ser mujer en el deporte

El deporte ha sido a través del tiempo un fenómeno de gran relevancia social, siendo un medio que enaltece al ser humano en aspectos como la salud y la adquisición de valores

Compartir

En donde predomina el esfuerzo y la disciplina constante; el atleta desarrolla todo su potencial físico y psicológico, llevándolo a romper sus propias metas y diversos obstáculos.

Cuando se crearon los primeros Juegos Olímpicos en Grecia en el año 776 a.c. las mujeres no eran incluidas en dichos eventos, únicamente las mujeres solteras podían asistir como espectadoras; las casadas tenían prohibido acudir y de hacerlo eran castigadas con la muerte, ya que los hombres se presentaban desnudos a la competencia… Desde ese entonces, se puede observar cómo en el ámbito deportivo estaban presentes estereotipos de género. Fue hasta el año 1900 donde se incluye la participación de la mujer en dichos juegos, aunque cabe mencionar que no en todas las disciplinas deportivas.

La mujer deportista ha enfrentado una serie de retos y dificultades, siendo una de ellas el rol de género, misma que la sociedad ha impuesto; en donde se busca encasillar a la mujer a una vida privada dentro del hogar y al cuidado de los hijos. Por ello, las mujeres deportistas se vuelven transgresoras, rompiendo los estereotipos que se les han asignado.

Lamentablemente, hoy en día sigue presente la desigualdad en el deporte, incluso en el profesional, los salarios frecuentemente son más altos en los hombres, quizá porque se suele pensar que ellos son los que llenan más estadios y se lucra más con este aspecto.

Ahora bien, todos hemos escuchado en algún momento o visto en las diferentes redes sociales, comentarios relacionados con el cuerpo de la mujer atleta, observando más cómo luce, o si el uniforme la hace mostrar más sus curvas, no importando su rendimiento deportivo. Criticando a aquellas mujeres con los músculos más grandes o que realizan deportes considerados más rudos, asociándolas a “lo masculino”.

Sin embargo, pese a todo, la mujer deportista ha ganado terreno y demostrado al mundo que no “son el sexo débil”, que pueden realizar cualquier tipo de disciplina deportiva, incluidas aquellas que se consideraban “exclusivas de los hombres” como el fútbol soccer o el americano.

Los límites que pueden encontrarse las mujeres en el deporte son parte de los prejuicios sociales, proporcionando menos apoyo en su práctica deportiva desde la inclusión a espacios, puestos deportivos, recursos económicos, entre otros más.

Desafortunadamente, en ocasiones, todo comienza desde el propio seno familiar, donde se inculca a las niñas no practicar cierto tipo de deporte, por considerarlo “poco femenino” o de “machorras”; a pesar de que ellas quieran realizarlo. Lo cual, se convierte en una barrera para que el talento femenino se pueda desarrollar y forjar a edades tempranas.

Tenemos como sociedad, la obligación de ser más incluyentes, dejando de ver a la mujer sólo como “objeto de deseo” y percibirla como una persona con objetivos propios, preferencias y sueños. Entendiendo que las mujeres somos más que un “cuerpo perfecto”, que la belleza femenina no es sinónimo de extrema delgadez o de curvas que se consiguen con cirugía

Las mujeres deportistas son guerreras, amazonas, que no temen poner a prueba su potencial físico y mental, mostrando a los otros quienes son y de qué están hechas.

Por último, es importante hacer un llamado a las escuelas y distintas instituciones deportivas, para que puedan modificar ciertas cuestiones relaciona- das con la enseñanza de la educación física en donde se imparta en un ámbito de igualdad entre los niños y las niñas.

“El deporte es de y para todos, no es determinado por el sexo de una persona”

Fundación APTA trata los trastornos alimentarios con psicoterapia, para llegar a la raíz del problema y ayudar al paciente a conocer su conflicto y manejarlo adecuadamente, a través de un tratamiento profundo, integral y confiable a un bajo costo.

Facebook: Fundación APTA

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Trata los trastornos de alimentación con psicoterapia, para llegar a la raíz del problema y ayudar al paciente a conocer su conflicto y manejarlo adecuadamente, a través de un tratamiento profundo, integral y confiable.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta