Alimentación intuitiva: ¿Qué es? ¿Por dónde empezar?

Dile adiós a las dietas y conecta con tu cuerpo de una vez por todas con estos tips

Compartir

¿Qué es la alimentación intuitiva?

Es un modelo que se desarrolló en los 90, por Evelyn Tribole y Elyse Resch y busca sanar la relación con la comida. O sea, volver a comer de forma intuitiva, reconectarnos con las señales de hambre y saciedad que manda el cuerpo, así como sanar el daño que las dietas y la cultura de las dietas han hecho sobre nosotros.

Las dietas nos han llevado a desconectarnos de nuestra forma intuitiva de comer al hacernos creer que debemos basarnos en reglas externas para alimentarnos. Nos hacen creer que no tenemos esta sabiduría interna para comer.

Nosotros cuando nacimos, nacimos siendo comedores intuitivos y teníamos muy claras las señales de hambre y saciedad.

OJO: NO ESTÁ DISEÑADA PARA PERDER PESO No se trata de reducir medidas.

¿Cómo funciona?
Estos son los 10 principios básicos de la alimentación intuitiva

  • Rechaza la mentalidad de dieta
  • Honra tu hambre
  • Haz las paces con la comida
  • Reta a la policía alimentaria
  • Siente tu saciedad
  • Descubre la satisfacción al comer
  • Lidia con tus emociones sin usar la comida
  • Respeta tu cuerpo
  • Ejercítate para sentir la diferencia
  • Honra tu salud con Nutrición

La salud no es algo estático, no podemos decir que “estamos sanos o enfermos” sino que en la vida tenemos episodios de salud y de enfermedad.

La salud está mucho más en los hábitos, las conductas y otras cosas fuera de nuestro control, como el medio ambiente, el acceso a servicios médicos, la condición socioeconómica.

Al llevar este tipo de alimentación el cuerpo se estabiliza porque no le quitas ni le das en exceso y más bien le das justo lo que necesita.

Una vez que comes intuitivamente mejoras la relación con tu cuerpo, hay menos pensamientos obsesivos acerca del cuerpo y la comida.

Tips para llevar una alimentación intuitiva

Evita la comparación. Cada cuerpo es diferente y la comparación causa ansiedad e inseguridad.

Comienza a poner atención a tus señales de hambre y saciedad. Trata de comer cuando tengas hambre y deja de comer cuando estés satisfecho.

No te restrinjas grupos de alimentos, ningún alimento es bueno y malo por sí mismo.

Elimina la báscula. El peso no es un indicador de salud, esta herramienta no es un buen aliado cuando intentas mejorar tu relación con la comida.

Haz una limpia en tus redes sociales. Deja de seguir cuentas que te generen ansiedad e incomodidad con tu cuerpo.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votes, average: 4.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta