5 consejos para triunfar en la cama

No permitas que todo sea un gran desastre en la cama, mejor sigue estos consejos para armarla bien y bonito en la cama.

Compartir

Para empezar, tengamos claro que “ser bueno en la cama”, es un concepto sumamente subjetivo. Lo que sí es objetivo es que la química existe, y ésta se prende o no se prende. ¿Qué significa? Puedo tener relaciones sexuales con alguien y que todo sea un gran desastre, y entonces, probablemente diré que el “otro” coge mal o es un fiasco en la cama. Pero, luego viene una amiga, se acuesta con el mismo fulano y ve Marte, Saturno y todas las estrellas del universo. Pues sí, tenemos química con unos/as y con otros/as no.

Pero, sabemos que no es solo la química y que hay algunas condiciones mínimas que todos debemos cumplir para que el sexo valga la pena.

1. Tranquilos
Un atributo fundamental es no preocuparse demasiado. Si vamos a un encuentro sexual muy ansiosos, con los nervios de punta, pensando si seremos capaz de satisfacer todas las demandas y rendir como soldados, estamos fritos. Todo esto no suma nada. No hay que sobre exigirse, no hay nada que demostrar, no hay que ser perfectos en lo más mínimo.
Básico para armarla: ser uno mismo. Eso es auténtico.

2. Fuera prejuicios
No todos somos desinhibidos. Hay personas muy pudorosas y está bien. Pero es imprescindible tirar la toalla, aunque sea un poco. El sexo fluye mejor si decimos o insinuamos de alguna forma lo que nos gusta y lo que no. Si el otro está haciendo un esfuerzo en alguna tarea que no te agrada, es un desperdicio de energía tanto para uno como para el otro.
Básico: comunicarnos. Eso es sabio.

3. No estás solo/a
Hay que estar atento al otro, saber tocar sintiendo la respuesta y escuchando a la pareja. Ser propositivo, y ver qué pasa, por ahí no macha, pero puede que sí. Nadie se quiere acostar con una momia tiesa, o un autómata mete-saca. Todos queremos sentir, experimentar, jugar, pero para que esto suceda hay que saber que el otro existe.
Imprescindible para armarla: Ver al otro. Eso seduce.

4. El orgasmo es de quién lo trabaja
Esperar que el otro no dé, nos produzca, nos haga es una falacia. Tenemos sexo juntos, nos damos placer, pero el orgasmo es responsabilidad de cada quien. Con ayuda del otro, por supuesto. Muchas mujeres sobre todo, se quejan de que el otro no las hizo “venirse”. ¿Le explicaron cómo, dónde y cuándo? ¿Se tocaron a sí mismas, usaron algún aditamento? ¿O solo esperan que el otro adivine?
Imprescindible para armarla: hacernos responsables de nuestro placer. Eso es sexy.

5. Las reglas del juego
Muchas veces durante las relaciones sexuales (sobre todo las casuales) hay algo que no fluye del todo. Un detallito nada pequeño que va creciendo como fantasma mientras sucede el sexo y que no permite gozar plenamente: no hablar previamente sobre los cuidados de prevención. Ellas piensan que si él se pondrá condón, y se saldrá para eyacular fuera, él piensa que si ella toma anticonceptivos, etc. ¡Absurdo! No hay buen sexo si hay miedo.
Imprescindible para armarla: Ser responsables de nuestra salud sexual. Eso es chingón.

 

Texto por: Laura Drescher

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (12 votes, average: 4.75 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Equipo moi.