Cómo desinflamarte luego de la vacación

¿Te sientes más inflamado y cansado luego de las vacaciones? Aplícate con este plan de 5 días para limpieza digestiva y acelerar metabolismo

Compartir

¡No quiero parecer obvio! Pero es importante saber por qué luego de una vacación, un fin de semana intenso; te sientes cansado, inflamado y puedes subir hasta 2 ó 3 kilos. Y es que aunque pretendas portarte bien, todo lo que “rompa tu rutina disciplinaria” pasa factura.

 

Puedes pensar que “te portaste bien” y no entender por qué te sientes más pesado y te aprieta la ropa, o traes la cara hinchada. Pero la realidad es que de poquito en poquito, puedes llenar tu cuerpo de sustancias nocivas.

 

¡Por esto subes de peso!

 

  1. ¡Comes sin darte cuenta! Ya sea que en el road trip estés comiendo, papas, sándwiches, nueces o lo que sea sin parar. O si vas en avión el snack en el aeropuerto y en el vuelo. Y ya estando en el destino, como no hay gran cosa que hacer especialmente en los lugares clásicos de descanso, comes y bebes de más sin darte cuenta…
  2. ¡Demasiada cafeína! Ya sea que estés café y café en el desayuno o comida; o que tomes bebidas energéticas para combatir el jet lag o incluso que las tomes de más para sobrevivir a las desveladas de antro, o a las “desmañanadas” por los paseos.
  3. ¡Esos buffets de desayuno o brunches! Puedes comer hasta el doble de lo que usualmente consumes, y lo peor: en forma de deliciosos panecillos dulces, salados; postres; mucha mucha fruta, o jugos preparados.
  4. Los todo incluido son un peligro… ¡Alcohol y comida sin parar! ¿agrego algo?
  5. ¡No bebes agua! Con el cuento de estar descansando, tomas mucha cerveza, jugos, cocteles, refrescos o aguas dulces… Y de agua natural ni hablamos…

 

Así que para la próxima, haz conciencia y trata de aplicar la regla 80/20 

  • 80% del tiempo come como lo haces usualmente y pensando que sea sano y moderado
  • 20% ¡Déjate ir como caballo de hacienda!

 

¿Y ahora cómo me recupero?

 

Hace años se pusieron de moda los détox con jugos, ¡De verdad! Fueron una super fad (“onda” que siguió mucha gente, pero duró poco tiempo) que se desvaneció cuando quedó claro que no era la solución para bajar de peso (como se empezó a marketear); sino una forma de “limpiarte”.

 

Esta “moda pasajera” trajo al lenguaje cotidiano la palabra détox, misma que Rebecca Katz (autora de los libros “The Cancer-Fighting Kitchen” y de “Clean Soups: Simple, Nourishing Recipes for Health and Vitality”) considera una misword –palabra equivocada- porque el cuerpo se “desintoxica” solo, todo el tiempo de sustancias que no le son útiles ¡si no lo hiciera, no podríamos sobrevivir! ¡No necesitas recetas o pociones extras para lograrlo!

 

¿Quieres limpiarte?

 

El hígado y los riñones son los principales encargados de deshacerse de las sustancias dañinas en el organismo. El hígado lo que hace es deshacerlas en moléculas solubles en agua, para poder eliminarlas de nuestro sistema. Si dicho proceso es eficiente, dichas sustancias se eliminan a través de líquidos corporales como la orina o bilis.

 

Para eliminar los remanentes del exceso de alimentos muy procesados; de tanto alcohol; harinas y o azúcares que consumiste en vacaciones. Basta agregar a tus tiempos de comida, muchos más vegetales por 2 razones básicas: fibra y propiedades antioxidantes.

 

O hacer un plan de limpieza digestiva por 5 a 10 días (según te hayas portado). ¡Te sentirás mejor, desinflamarás, descansarás, y hasta podrías bajar un par de centímetros de cintura!

 

Sigue estos 2 pasos. Come sólo estos grupos de alimentos al menos 5 días (idealmente 10) y después puedes hacerlo 1 vez por semana ¿los lunes, cómo ves?

 

  1. Come de forma abundante alimentos con fibra, como:
  • Verduras que además tengan poderosos antioxidantes; fitoquímicos, y propiedades antibacteriales y antimicrobianas, para mantener nuestro sistema inmune y metabolismo, trabajando suavemente.

Incluye: alcachofas, espárragos, remolacha, cilantro, menta, apio, perejil. Todas las crucíferas como brócoli, coliflor, coles de Bruselas; calabazas, rábanos, nabos; hojas verdes como kale, col, arúgula; y ajo y cebolla.

  • Frutas como aguacate, manzana, duraznos, ciruelas, higos, naranja, fresas y el limón que es antioxidante.
  • Legumbres: Lentejas, frijoles negros, chícharos, habas, garbanzos
  • Semillas de girasol; nueces, almendras, pistaches

 

  1. Toma mucha agua, entre más puedas, mejor. El agua ayuda mucho a los riñones a eliminar subproductos metabólicos: puedes beber agua natural; comer caldos o consomés; y tomar infusiones o tés.

 

¡Ya tienes el por qué te inflas regresando de la vacación o luego de un fin de semana intenso! Sigue este plan y ¡limpia tu sistema digestivo y potencia tu metabolismo 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Fitness Lifestyle Coach. Tiene un diplomado en entrenamiento para la estética corporal y otro en nutrición deportiva.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta