Guía para elegir el colchón perfecto

Para que no la riegues a la hora de comprar un colchón, te damos una guía para escoger el perfecto que te sirva para chacotear y dormir como dios manda

Compartir

Dormir bien es un lujo. Y el colchón juega un papel súper importante a la hora de aprovechar las pocas horas que tienes para recargar baterías. Es muy probable que te urja cambiar tu colchón, pero seguro es hasta que ya de plano te caes en un hoyo que te animas a comprar uno nuevo… Y te vas por el más barato. ¡Error! Es clave no comprar un colchón chafa porque te puede hacer mucho daño.

Debes saber que la tecnología en el tema del descanso y los colchones ha avanzado muchísimo: que si la variedat de materiales de acolchamiento, que los materiales sensibles a la temperatura corporal, que los estampados o los bordados, que las telas que los forran…

Todo eso importa, pero no debes perder de vista que la función principal del colchón es dar el mejor soporte para asegurar que descanses como se debe. En serio, el lugar donde pasarás más tiempo en toda tu vida es la cama, por eso vale la pena que te pongas a estudiar las decenas de colchones que te ofrece la vendedora y no te vayas por el más barato, que ya sabes que eso sale caro.

 

 

Partes del colchón

  1. Es lo que te hace amar tu cama, es la comodidad andando y da apoyo al cuerpo, además de regular la temperatura.
  2. Capas de acolchamiento. Los materiales más comunes usados en estas dos capas son espuma de poliuretano, viscoelástico, gel (lo más moderno para evitar presión, bacterias y polvo) o látex.
  3. Capa de soporte (el alma del colchón). Puede ser de resortes, espuma de poliuretano, de látex o hasta aire presurizado.

 

 

Tipos de colchones

De resortes

Es el más tradicional pero también el más traicionero, porque con unos pocos meses de uso se empieza a comprimir y no hay manera de que vuelva a ser como antes. Si te vas por uno de estos, es mejor escoger uno mucho más firme de lo que te gustaría y cubrirlo con una funda de plumas para que esté más suavecito.

 

Memory foam

Es una espuma de poliuretano desarrollada por la NASA. Sensible a la temperatura corporal, con temperaturas altas el material se vuelve más suave, mientras que con temperaturas bajas se vuelve más firme. Como es un poco costoso, puedes poner una cosita de memory foam encima
de un colchón más barato.

 

Látex

Es una espuma que puede sacarse del árbol de caucho o hacerse con látex sintético. Es súper bueno para los que se mueven mucho porque se adapta fácil al cuerpo, además de que es súper duradero. Si vives en un lugar muy húmedo, no te conviene porque guarda humedad y como el arrimado, a los tres días apesta.

 

 

Encuentra el ideal para ti

Tu peso

En un colchón duro un gordito puede sentir demasiada presión en zonas como la cadera y los hombros, pero tampoco puede ser muy aguado porque te hundes. Lo mejor es que sea grueso y medio.

Tu estatura

Quienes miden más de 1.80 m deben comprar un colchón sin marco, porque esta área, que mide unos 10 cm, es más dura que el resto del colchón. O ya de plano comprar uno importado, que son más grandes.

Si duermes solo o mal acompañado
Si tu pareja es mucho más alto o chaparro que tú, tienen que probar todos los posibles. Un colchón de látex o de muelles embolsados ayuda a mantener la independencia de movimiento y no estorbarse.

 

La prueba de los 15 minutos

Ya que tengas tus tres candidatos, acuéstate en cada colchón 15 minutos probando varias posturas,

fíjate si te sientes cómodo y el soporte sobre en espalda baja y hombros. Pasa una mano entre la zona lumbar y el colchón: si hay demasiada holgura el colchón puede ser demasiado rígido; si la mano no pasa, el colchón es demasiado blando.

 

 

Datos

Bien cuidado, el tiempo de vida pronosticado para un colchón es de 7 a 10 años máximo. Lo primero que tienes que hacer es tenerlo limpio y no usarlo para otra cosa que no sea dormir y cooperar. En serio, no vivas en tu cama.

 

 Compara precios en tiendas especializadas, departamentales y de autoservicio. Los colchones casi siempre están en descuento. Hay unos carísimos porque son lindos por fuera pero tienen las mismas características que otros más baratos.

 

 Tener una base es muy importante pero no tanto como la calidad de tu colchón. Y no es indispensable que te vendan el box cada vez que cambias de colchón. No te dejes.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (2 votes, average: 3.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta