Frustración ante la falta de dinero

Aprende a manejar la frustración "por no ser rico" de tu vida.

Compartir

La frustración es una emoción difícil de vivir, no es placentera y desencadena, en ocasiones, enojo, miedo o tristeza.

Existe una necesidad por evitar a toda costa sentirla, ya que en ciertas situaciones podemos ser víctimas de ella y no sabemos qué hacer, cómo sobrellevarla o cómo utilizarla a nuestro favor. Desafortunadamente, esto afecta terriblemente nuestra vida en todos los aspectos.

Contesta: Test ¿Qué tan sanitas andan tus finanzas?

Principalmente, la frustración se ha hecho más presente en la cultura actual debido a la falta de dinero: el sentir que no te alcanza para nada, el temor a no poder consumir todo lo que te hace sentir pleno; el querer ser “rico” para así ser realmente feliz.

Si bien, tener dinero ayuda a vivir con menos angustia, no precisamente da la satisfacción que se nos promete.

Para ello se deben tomar en cuenta algunos puntos pueden funcionar para el manejo de ésta de una forma asertiva:

1. Date cuenta de lo que tienes: es importante poner los pies en la tierra y ver lo que posees, frecuentemente solo nos enfocamos en lo que nos hace falta. Puedes hacer el ejercicio de pensar en lo que sí has logrado y estar satisfecho con eso. No buscamos promover el conformismo, pero sí el agradecimiento por lo que se tiene. Buscar más allá de lo material:, familia, amigos, gustos, pasatiempos.

2. Analiza tus expectativas y lo que estás haciendo: la mayoría de las veces esperamos situaciones que no son reales y aun así, aunque sean ilógicas e irreales nos causan frustración. Es importante que te sientes a pensar no solo en lo miserable que eres por no tener el dinero que quisieras para ser “feliz”; sino en ver qué esperas de tu situación actual, cómo la llevas, y qué estás haciendo para lograr estar mejor, para sentirte satisfecho, para estar más tranquilo; más que dejarlo en “feliz”, piensa en otros adjetivos que describan lo que en realidad quieres.

3. Evita gastar más de lo que tienes: la frustración crece y crece cuando nuestras cuentas de crédito son cada vez más inalcanzables. Y aquí ya no solo es frustración lo que sentimos, sino angustia infinita. Gastamos como nos gustaría gastar, pero no acorde a lo que podemos.

4. Acepta tu realidad con gracia, estilo y orgullo: genera frustración estar apenado y enojado con lo que se tiene y lo que se ha logrado, porque no hemos llegado a la meta que tenemos, entonces en el camino vivimos enojados, tristes, nerviosos; esperando el momento ideal para que en ese momento nos de gusto lo que somos y lo que vivimos.

Por Dra. Eugenia Vega, psicoanalista de Fundación APTA
Twitter: @FundacionAPTAmx
Facebook: Fundación APTA
Teléfono: 65 50 98 80
www.fundacionapta.org

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (9 votes, average: 4.56 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta