Después de tantos años… me sigue doliendo

La muerte de un ser querido nunca nos dejará de doler, pero ¿hasta dónde es normal?

Compartir

La pérdida o muerte de un ser querido suele ser un dolor que por más que los años pasen nunca se va. Pero ¿hasta dónde es normal que nos duela y hasta cuánto tiempo es normal seguir así?

En primer lugar hablemos de ¿qué es el duelo?
El duelo es una reacción emocional, normal y saludable a una pérdida. Describe los sentimientos que se siente cuando se pierde a alguien o algo importante.

¿Cuánto dura el duelo?
Cada caso es diferente ya que depende de la reserva psicológica de cada persona, pero dentro de los parámetros lo más común es que comencemos a tener una vida casi normal a partir de la sexta u octava semana. El proceso completo puede durar entre seis meses y cuatro años para una recuperación total. Si después de seis meses la persona sigue actuando igual que en las primeras semanas y no hemos visto mejoría se debe de acudir con un especialista. Entre las personas que pueden ayudarlo se incluyen los Tanatólogos, psicólogos especialistas en procesos del duelo, psiquiatras especialistas en tanatología, o grupos de apoyo tanatológicos.

Te interesa: ¿por qué hay que prepararse para la muerte?

Es muy, muy, muy, importante entender que el duelo es un “proceso”, esto significa que tiene un principio y que tiene un final, y que lo normal es que duela mucho en un principio para después ira desapareciendo hasta superarlo.

¿Cuáles son las etapas del duelo?
En la mayoría de las oportunidades se hace referencia a las cinco etapas del duelo identificadas por Elisabeth Kübler-Ross. Kübler-Ross era una psiquiatra que estudió cómo las personas a las que se les había diagnosticado una enfermedad terminal hacían el duelo por la pérdida de la salud. Ella identificó las siguientes 5 etapas del duelo:

  • Negación: “Esto no está sucediendo. No a mí”.
  • Ira: “¿Por qué está sucediendo? ¿Quién tiene la culpa?”.
  • Negociación: “Haré un cambio en mi vida solo si eso significa que esto no me sucederá”.
  • Depresión: “Ya no me importa nada”.
  • Aceptación: “Estoy en paz con lo que está sucediendo”.

Todos estos sentimientos son normales. Sin embargo, no todas las personas que están atravesando un duelo experimentan todas estas emociones. Y no todas las personas experimentan estas emociones en el mismo orden. También es común volver a pasar por alguna de estas etapas más de una vez. El duelo puede incluir muchas otras emociones e, incluso, síntomas físicos.

¿Cómo manejo una pérdida?
No hay una forma “adecuada” de elaborar un proceso de duelo. Ya que cada persona es diferente, tómate tu tiempo para experimentar tu pérdida a tu manera, pero recuerda cuidarte principalmente de las adicciones:

  • Habla de cómo se siente con otras personas.
  • Intenta mantenerte al día con sus tareas diarias, así no se sentirá abrumado con ellas.
  • Duerme bastante, sigue una dieta bien equilibrada y haz ejercicio en forma regular.
  • Evita el alcohol.
  • Evita estar buscando entre la música, fotos, ropas u objetos, del ser querido.
  • Vuelve a tu rutina normal tan pronto como te sea posible.
  • Evita tomar decisiones importantes de inmediato.
  • Puedes llorar, sentirte aturdido, enojarte o sentirte del modo que te sientes.
  • Elabora un ritual de despedida, (todos los días, a la misma hora, y en el mismo lugar) el ritual no debe de durar más de 45 min.
  • Pide ayuda si la necesitas.

¿Cómo distingo la diferencia entre el duelo normal y la depresión?
Los síntomas del duelo y los síntomas de la depresión son bastante similares. Si bien es normal para usted sentirse triste después de una pérdida, los sentimientos asociados con el duelo son temporales. Si no comienzas a sentirte mejor con el transcurso del tiempo, si tus sentimientos comienzan a perturbar tu vida diaria o si estás comenzando a pensar en hacerte daño o en hacer daño a otras personas, habla con su médico familiar o acude directamente con un especialista. Estos pueden ser signos de una depresión.

¿Cómo sé que estoy comenzando a sentirme mejor?
Lo normal es que comiences a sentirte mejor poco a poco. Por ejemplo, es posible que te des cuenta de que es un poco más fácil levantarse por la mañana o quizá tenga pequeñas rachas de energía. Este es el momento en el que comienzas a reorganizar su vida en torno a su pérdida o sin su ser querido. Durante este tiempo, es posible que sientas que estás atravesando una serie de altibajos. Es posible que te sientas mejor un día, pero peor al día siguiente. Esto es normal.

También es normal revivir algunos de tus sentimientos de duelo durante los cumpleaños, los aniversarios, las fiestas y otras épocas especiales. Todo esto es síntoma de mejoría.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (22 votes, average: 4.59 out of 5)
Loading...

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta