Cuida tus plantas

Si eres de los que creen que no tienen “mano verde”, porque hasta los cactus se te mueren te uuurge leer esto

Compartir

Por Omar García Ramírez

Si eres de los que creen que no tienen “mano verde”, porque hasta los cactus se te mueren, pero quieres tener plantitas en tu casa, con estos consejos harás florecer hasta el corazón de tu ex.

Nadie dijo que mantener vivo a un ser vivo sea fácil. Aunque las plantas no lloren, sí lanzan señales que te dicen que algo no anda bien; por ejemplo, está sana si su color es verde intenso y tiene hojas firmes, pero cualquier cambio en su coloración o consistencia es una llamada de atención.

Lo que debes saber

Hay dos características importantísimas al momento de comprar una planta que te van a decir qué tan seguido la tienes que regar y dónde la tienes que poner.

Sustrato: es el suelo en el que se encuentra y es fundamental para que obtenga lo necesario para crecer. Puede ser de varios tipos (akadama, fibra de coco, arena de río, vermiculita, etc.) o una mezcla; el más común es la tierra de hoja con tezontle.

Luminosidad: si son de sombra, de sol o de resolana (no les da directamente el sol). Las de sol poseen hojas pequeñas no tan brillantes y flores llamativas (lavanda, geranio, bugambilia). Las de sombra, flores pequeñas de colores claros y con hojas grandes y muy verdes (helecho, hortensia, potus).

Base: No todas las plantas pueden ir en maceta y no siempre la más bonita es la mejor. Las más recomendables son de cerámica y barro; el plástico no, absorbe mucha agua y puede hacer que la planta se ahogue.

Borde 3 (hasta arriba)

El espacio entre el cuello y esta marca sirve para que sepas la cantidad de agua adecuada. Ponle agua hasta el borde, pero evita que se tire. Se recomienda regar las plantas de sol
cada dos días y las de sombra, cada cuatro. 

Borde 2

Esta parte se llama “cuello” e indica hasta dónde debe llegar la tierra. Recuerda que tiene que cubrir perfectamente las raíces; si se salen, aunque sea un poco, necesitas más tierra o cambiar de maceta.

 Base

Checa que tenga orificios para el drenado. Un riego adecuado no significa que el agua se tenga que quedar estancada en el sustrato, porque las raíces se pudren.

¿Cuándo las riego?

La mejor hora para regarla es en la tarde/ noche, así aprovechan más el agua; en la mañana el sol la evapora

La mayoría de las raíces de las plantas son fotofóbicas, (no, no les choca que les tomen fotos, más bien son “alérgicas a la luz”), por eso no es buena idea usar macetas traslúcidas o de vidrio

Arma una jungla antiapocalipsis

Si vives en una cueva, estas plantas son la mejor opción para ti:

Sansevieria (Lengua de suegra)

  • Tiene la capacidad de sobrevivir sin agua por semanas y no necesita luz solar directa.
  • Cómo cuidarla: espera a que la tierra esté seca por completo antes de volver a regarla.

Malamadre (Araña o Lazo de amor)

  • Se adapta a distintos grados de luz y no necesita un riego estricto.
  • Cómo cuidarla: si hace mucho calor, riégala seguido; si hace frío, pos no. Ojo: no la pongas cerca del aire acondicionado o calentadores.

Helecho

  • Tiene una gran capacidad de adaptación y puede vivir bien en condiciones de poca luz.
  • Cómo cuidarla: en vez de regarlos, déjalo reposar en recipientes con tierra o piedras mojadas.

Aglaonema

  • Ideal para los jardineros principiantes, porque no requiere de tantos cuidados ni nada de sol directo.
  • Cómo cuidarla: sí debe tener ambientes húmedos y necesita riegos profundos en verano.

Si eso de regar no es lo tuyo

Potus 

  • Le encanta la tierra seca, así que tolera que no la riegues seguido, ¡vete de vacaciones con confianza!
  • Cómo cuidarla: riégala cada que te acuerdes y solo cuando las hojas se vean caídas o la tierra se haya secado demasiado.

Suculentas y cactus

  • Son muy nobles, pero no inmortales. Les puede dar el sol directo, pero sí
    o sí riégalas cada ocho días.
  • Cómo cuidarlas: si están en macetas pequeñas se recomienda riego pesado: ponlas en una cubeta con agua
    y sumérgelas por cinco minutos.

Bambú de la suerte

  • No necesita luz ni hace falta regarla, solo requiere un pequeño recipiente con agua que deberás cambiar cada que te acuerdes.
  • Cómo cuidarlo: usa agua embotellada porque la de la llave puede tener químicos que matarán tu bambú. 

Kalanchoe Daigremontiana

  • Acumula líquido en sus hojas, así que soporta muy bien un tiempo de sequía, por ejemplo, si sales de viaje o te olvidas de que existe.
  • Cómo cuidarla: atención con el exceso de agua, porque la mata. Deja que el suelo se seque antes de regar.

Si quieres sembrar tu comida

Hierbas aromáticas

  • Puedes armar un minihuerto en tu cocina. Consigue una maceta larga y siembra hierbas aromáticas (tomillo, epazote, hierbabuena, romero y albahaca).
  • Cómo cuidarla: para no preocuparte de regar una a una, coloca un plato con agua bajo el recipiente, así irán “tomando” lo que requieran.

Si de plano eres una amenaza

Rosa de Jericó o Planta de la resurrección

  • Esta planta desértica puede secarse por completo y luego, tras colocarla en agua, vuelve a la vida. Podrás andar por el mundo diciendo que haces milagros.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 4.60 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta