¿Cómo tender la cama perfecta?

Dale amor a tu cama y aprende a tenderla, a nadie le gusta llegar a una casa y ver un revoltijo de sábanas

Compartir

Duermes en ella todas las noches, la haces en las mañanas y el fin de semana es tu mejor amiga.

 

Camita de hotel

Este acomodo es perfecto para invierno, si vives en un lugar frío o si eres de los que AMA dormir debajo de doscientas capas de cobijas; la idea es usarlas para que tu cama se vea arregladísima. Te prometemos que te vas a sentir como en una nube cada vez que te metas y, además, tu cuarto se verá con más clase que nunca. Checa cómo armarla.

Solo está mi almohada

Lo más lujoso de una cama lujosa son las almohadas. ¿A poco no te dan ganas de robarte las de los hoteles? Pon dos de cada lado.

 

Cojín de cajón

El foco visual de este acomodo son los cojines. Que hagan juego con el edredón, pero que tengan algo que ver con el color de las sábanas.

 

Hazla acogedora

Aquí viene la magia: pon la sábana de cajón, la encimera, la cobija y el edredón. Dobla cada una hacia abajo a la mitad de la cama y escalona con un doblez hacia arriba.

 

Un toque extra

Una cobija estampada (o lisa, dependiendo del duvet) es una forma fácil de romper con lo monótono. Además, se ve súper acogedor.

 

Fájala bien

Cuida que tu sábana de cajón sea tan alta como tu colchón, para que no se salga si duermes como chapulín.

 

Versatilidad

Estas cobijas capitonadas son increíbles porque son ligeras en el calor, pero calientitas en

el frío. Y se ven divinas.

 

A ras de suelo

El rodapié es vital para que no se meta el polvo abajo de tu cama y para tapar las patas horribles del box (o de tu cama, si no combina con nada más). Su tu cama es de tela, busca edredones y sábanas que combinen. Puedes tener dos juegos y combinarlos.

 

Tips

  1. Si las sábanas son lisas, que el edredón sea estampado o con detalles o viceversa. No dos patrones.
  2. Encuentra una gama de color neutro y ve agregando detalles.
  3. Si tienes una cama King o Queen, te recomendamos que el edredón no sea estampado porque va a ser too much.
  4. Ni de chiste te saltes el cubrecolchón; es la primera y más importante capa de tu cama porque mantiene limpio y fresco tu colchón.

 

Camita de simple mortal

No tienes que tener catorce cojines y siete capas para que tu cama se vea con estilo. Esta disposición es fácil de hacer en la mañana y deja tu cama libre para echarte a leer. Además, es fresquísima, para no sentirte en un horno durante la noche.

Cero complicación 

Pon el edredón unos 30 cm más abajo y usa la sábana encimera como adorno doblándola por encima. Tapa tus almohadas con uno o dos cojines nada más. Este funciona increíble porque, al ser cuadrado, le da volumen al acomodo.

 

TIP

Si te aburres de ver tu cama siempre igual, te tenemos un secreto de expertos: mete el edredón abajo del colchón en vez de dejarlo colgando. Si vas a presumir tu casa a invitados nuevos, déjales el ojo cuadrado.

 

 

Tendido sin esfuerzo

Bueno, dizque, la idea es que dejes tu cama abierta de una esquina para enseñar la cobija y la sábana encimera, pero con suficiente cuidado para que se vea moderna. Nada más ¡aguas! porque cada vez que la veas a la mitad, vas a querer brincar y acurrucarte.

 

Cojín por aquí y por allá

Dos o cuatro almohadas y varios cojines de dos tamaños diferentes. Pero, ojo, acomódalos desacomodados para que se vean más cool.

 

Por pasos

Olvídate de doblar tu sábana unos pocos centímetros hasta arriba; toma una esquina y jálala hasta la mitad de la cama; luego acomoda la cobija y el duvet (lo puedes poner unos 30 cm más abajo del borde de arriba de la cama para que las esquinas hagan un detalle bonito).

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4.67 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta