¿Cómo elegir el piso ideal para tu casa?

¿Te acabas de cambiar de casa y no puedes con el horrible piso que dejaron tus antecesores? ¿No sabes cuál escoger? Aquí te dejamos unos tips para que el suelo que pisas sea el que mereces

Compartir

Por: Mercedes Granados Solís

 

Una de las decisiones más importantes al mudarte o construir una casa es el piso, pues es algo que no se cambia todos los años, por eso debe ser durable, resistente y de un color y estilo que combinen con toda la decoración. Y, aunque en el mercado hay un sinfín de opciones, no todos quedan bien en los diferentes espacios. Aprende a escoger el mejor.

Primero lo primero

Antes de que salgas corriendo a buscar tu piso, responde estas preguntas:

  • ¿Cuántas personas vivirán en casa? ¿Tendrás mascotas? No es lo mismo que pases tú solo en pantuflas a que sea la zona de entrada de las 800 mil personas que invitas a tus fiestas.
  • ¿Es para interior o exterior? La exposición a la humedad no es la misma adentro que afuera, necesitas considerar ciertas protecciones para que dure más.
  • ¿Qué tan fácil es de limpiar? No te conviertas en una cenicienta de tu piso. Hay muy buenas opciones que no toman más de 10 minutos.

 

Características básicas de todos los pisos

  • Durabilidad
  • Resistente a golpes, abolladuras y arañazos
  • Bajo mantenimiento
  • Antiderrapante
  • Fácil limpieza

 

 

Elige el mejor

 

  • Mármol o cantera

Ideal para: baño, comedor, sala y hay algunos tipos para exteriores.
Durabilidad: es una piedra que, bien sellada, dura años en perfectas condiciones, pero si se daña alguna parte es sencillo resanarla o cambiarla.
Limpieza: sencilla, lavar con jabón y tallar.
Mantenimiento: se debe pulir cada dos años para que quede como nuevo.
Cuidado con: aceites y grasas, ya que pueden mancharlo y es muy difícil de quitar.
Costo: $$$$$

Te conviene si: quieres que el espacio se vea elegante.
Desventaja: es muy frío, por lo que no se recomienda en espacios donde se busque generar un ambiente cálido.

 

  • Porcelanato

Ideal para: zonas de mucho tránsito, como la entrada y la cocina. Si es para exterior, busca uno de uso rudo.
Durabilidad: no se rompe fácilmente porque se fabrica con resinas y polvo de mármol.
Limpieza: sencilla, se lava solo con agua, pues los abrasivos y las esponjas pueden llegar a rayar el material.
Mantenimiento: no requiere de manera constante, pues es resistente a las manchas.
Cuidado con: el uso en baños, es muy probable que te resbales saliendo de bañar, vas a necesitar un buen tapetito.
Costo: $$$$

Te conviene si: buscas diseños novedosos, con colores y dibujitos. Hay mil opciones

Desventaja: son muy resbaladizos, especialmente cuando están mojados. No lo puede instalar cualquiera, ya que su grosor irregular hace que la superficie del suelo quede de manera desigual.

 

 

  • Cerámica

Ideal para: espacios pequeños y húmedos, como baños y cocinas, así como en recibidores y pasillos.
Durabilidad: media, depende de su calidad.
Limpieza: media, es necesario limpiarlo de manera constante con agua y jabón o con un limpiador de pisos.
Mantenimiento: no requiere si se limpia de manera constante.
Cuidado con: la mugre, ya que se mancha con facilidad.
Costo: $$$

Te conviene si: quieres darle un toque rústico y delicado a tu espacio.

Desventaja: son delicados y si se rompen no se pueden reparar, hay que cambiar toda la pieza. Si no eliges el adecuado pueden llegar a desgastarse más rápido en lugares de mucho tránsito de personas o con el peso de los objetos.

 

 

 

  • Laminado

 

Ideal para: salas y recámaras, porque es un material cálido y poco resistente al paso constante.
Durabilidad: media, en perfecto estado duran de 3 a 5 años.
Limpieza: media, es necesario limpiarlo de manera constante con un trapeador seco o con aspiradora. Para una limpieza más profunda usar agua tibia, un paño y un limpiador para pisos laminados.
Mantenimiento: cada 5 años hay que encerarlos, porque suelen rasparse.
Cuidado con: el agua, si logra traspasar entre los bordes queda inservible.
Costo: $$

Te conviene si: quieres una opción más económica que la madera, pero con el mismo acabado.

Desventaja: como son una imitación de la madera, puede verse medio chafa. No se reparan fácilmente y si lo instalas todo junto, cuando se echa a perder una necesitarás cambiar to-do.

 

  • Madera

Ideal para: estudios, salas y recámaras, porque es un material térmico, además no alojan bichos. ¡Es ideal si te encanta andar descalzo!
Durabilidad: alta, dándole un buen mantenimiento duran años.
Limpieza: sencilla, se limpia con agua, dos paños de algodón, uno seco y otro húmedo.
Mantenimiento: cada año, se usan unos aceites especiales.
Cuidado con: la cera y los silicones comerciales, ya que tapan el poro de la madera. Ojo con el agua.
Costo: $$

Te conviene si: quieres que tus ambientes se vean, se sientan y se vivan más confortables y acogedores. Es muy importante que contrates a un profesional del ramo, así como verificar que la madera sea certificada.

Desventaja: puede ser mortal (para la madera) si le cae agua y no la secas de inmediato, porque puede quedar completamente inservible. En caso de que tenga humedad es necesario levantar una parte para dejar secar y respirar la madera, alrededor de 15 días, y luego volver a colocarla.

 

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 4.63 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta