Aprende a distinguir tus emociones

Si no llegamos a identificar este miedo, poco podremos hacer con la ira. Y todo esto lleva al sufrimiento.

Compartir

“El miedo lleva a la ira, la ira lleva al odio, el odio lleva al sufrimiento”, es una frase que la hemos escuchado hasta el cansancio, pero pocas veces la hemos podido entender con claridad. Y aunque sabemos que cuando sentimos ira y odio es algo que está mal en nosotros, y que debemos cambiar, nos es difícil saber cómo hacerlo con exactitud.

Nos olvidamos del miedo que hay atrás. Si no llegamos a identificar este miedo, poco podremos hacer con la ira. Y todo esto lleva al sufrimiento. Y el sufrimiento lleva, en muchas ocasiones, al deterioro de la salud porque así nos justificamos en el victimismo y castigamos al ofensor. Y todo esto ¿para qué?

¿Realmente quiénes somos para aplicar un castigo a aquel que creemos que ataca? Es necesario ir descubriendo cómo funciona todo esto para saber cómo enfrentarlo.

¿Qué miedo escondes? Es importante conocerlo para empezar a trabajar sobre él. Si no haces nada, la ira se empezará a apoderar, y de ahí al odio y todo lo demás, con la necesidad de culpar hasta la saciedad al que creó el atacante. ¿Y qué te llevas? Sufrimiento. ¿Es lo que quieres? En virtud de la respuesta a la pregunta, actúas hacia un lado u otro.

Todo esto se fundamenta en la idea de que actúas correctamente y la otra persona no. Dualidades que no llevan a ningún sitio más que a este círculo vicioso.

 

Gestionar el miedo que hay detrás de todos los enfrentamientos me parece esencial.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 3.75 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Neuropsicólogo, psicoterapeuta familiar y de parejas, con la especialidad en niños y adolescentes. Y creador de la corriente psicológica “Reestructuralismo Sistémico”. institutopsiqueac@hotmail.com

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta