Red flags en tu relación

No existe una fórmula secreta para saber cuando es momento de terminar una relación, perooo existen señales que pueden ayudarnos a darnos cuenta que no vamos por el mejor camino

Compartir

Una “bandera roja” nos puede indicar que algo está fallando, pero no necesariamente está roto, y puede ser una oportunidad para trabajar en la comunicación, la conexión o la relación en general.

Te compartimos algunas señales de alerta en una relación (principalmente romántica) que vale la pena tomar en cuenta y, lo más importante, qué hacer si notas alguna de ellas. Spoiler: no tires la toalla al instante.

1. Solo te quieren para ellos
Si tu pareja es muy crítica con tus amigos y familiares, o intenta aislarte ellos, porque “te aman tanto y están tratando de protegerte”, puede ser una señal de que estás en una relación tóxica. Una pareja potencialmente controladora ve sus intentos de aislarte como un supuesto amor, y justifican su forma de actuar con celos. Además, en un futuro podrían convertirse en comportamientos abusivos, y controlar todo lo que haces, con el fin de mantenerte en la relación.

2. Parece que no recuerdan los momentos felices de la relación con cariño
Cuando tu pareja piensa en un momento que podría ser sacado literalmente de una comedia romántica, ¿lo recuerda con cariño o con amargura? Si esos recuerdos felices ahora están “contaminados” para ellos, es una señal de que algo no está del todo bien en la relación. Posiblemente tu primera reacción sería cortar, pero… esto no significa que la relación esté condenada a fracasar, intenta hablar sobre cómo te sientes y si están dispuestos a buscar nuevos enfoques como ir a terapia de pareja.

3. Dejaron de pelear (o lo evitan)
Puede parecer que no pelear es algo bueno (y, en algunos casos, puede serlo), pero en otros, ya no hay peleas porque no hablan sobre temas importantes. Para determinar si la falta de conflicto es una bandera roja, pregúntate lo siguiente:

  • ¿Evitas hablar de temas importantes (dejando que se acumulen), o simplemente eliges tus batallas y dejas que las cosas pequeñas pasen?
  • ¿Dejaste de pelear porque ya no te importa, o llegaste al punto en el que aceptas que no puedes resolver todos los problemas?
  • ¿Dejaste de hablar sobre temas conflictivos porque sientes que tu pareja no te escucha o no valora tu perspectiva?

Recuerda que el contexto es muy importante, analiza en qué peleas estás poniendo tu energía y en cuales ya no, a veces dejar pasar algunos desacuerdos para concentrarte en lo que realmente importa puede ser lo mejor.

4. No están dispuestos a comunicarse
Si no estás dispuesto a que tus amigos tarden días en contestarte, ¿por qué lo tolerarías en tu relación? Si para ti es muy importante estar en una relación con alguien con quien puedas hablar, y sientes que la otra persona se cierra a la comunicación, es una señal de alerta. No importa qué tan bien conoces a tu pareja, no puedes leer su mente, y sin una comunicación abierta y honesta, es probable que cada vez haya más problemas.

5. Dejaste de tener relaciones sexuales y no estás hablando de eso
La dinámica de una relación cambia con el tiempo, y no tiene nada de malo pausar la actividad sexual. Algunas personas están felices de tomarse un descanso, pero para otras, es una fuente de tensión y conflicto. Y si tú o tu pareja caen en el segundo grupo y ambos fingen que no es gran cosa, podría causar problemas en el futuro. Recuerda que una vida sexual sana requiere trabajo, aunque puede ser difícil o hasta taboo hablar sobre sexo, es la única forma de entender a tu pareja y encontrar lo que les funciona a los dos.

¡Existen banderas rojas en mi relación! ¿Qué hago?

No te preocupes, no tienes que salir corriendo en cuanto detectas una bandera roja, primero pregúntate cómo te sientes y reflexiona sobre ello. Una vez que estés seguro y cómodo, háblalo con tu pareja de manera cariñosa, amable y curiosa, trata de que no se sienta como un reclamo. Sé honesto sobre tus sentimientos, piénsalo de esta manera: nadie puede leer tu mente y descubrir cómo te sientes. A partir de ahí, ambos pueden decidir si la bandera roja es algo que pueden superar juntos o si es un indicador de que necesitan reevaluar su relación. No importa cuál sea el problema, estas conversaciones no son fáciles, pero son las que más nos ayudan a crear una relación sana.

 

Fuente: Shape.com  

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 4.25 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta