¿Por qué no lo puedo dejar?

Cachaste a tu pareja poniéndote el cuerno, te hizo sentir mal y no lo puedes dejar... te decimos cuál es la razón

Compartir

¿Sospechas que viven una relación tóxica y no la puedes dejar? La relación tóxica es una en donde hay disparidad emocional y falta de reciprocidad. Si estás con una persona que no te permite ser quien tú eres por temor a las consecuencias, sigue leyendo.

En una relación, controla tus redes sociales, finanzas, tus amigos y hasta tu forma de ser y vestir. Te aísla de los demás, te hará ver malas intenciones donde no las hay, incluso puede hacerte creer que no hay nadie más que se interese por ti más que él o ella.

Nunca será suficiente lo que haces. Y lo que haces está mal para tu pareja.  Son relaciones donde uno, o ambos, gradualmente van llevándose hacia la descomposición, consciente o inconsciente. Parece que una persona de la relación ejerce poder sobre otra, ¿y quién lo permite? La persona que se queda.

¿Por qué se queda?

1. Alineación
Empieza a creer que muchas cosas malas que suceden son “por su bien”, el otro se victimiza o se coloca en una posición de supuesta superioridad en donde te hace creer que él sabe mejor lo que te conviene que tú mismo.

2. Grandes necesidades
Es como comprar un reloj muy bonito que siempre soñaste para que, al tenerlo, descubras que nunca da la hora exacta y te mete en toda clase de problemas, pero aun así insistes en usarlo y confiar en él para regular el tiempo de tu vida, porque ahora ya es tuyo y debe funcionar bien.

3. Miedo o estilos de apego ansioso
Aguantas lo que sea con tal de que no te dejen, aunque una parte sana de ti a veces protesta, pero ante la amenaza de la pérdida retrocede a sus miedos.

4. Tienes el síndrome del rescatador
Sientes que la otra persona necesita de ti y aunque la relación es mala, crees que tienes una especie de deber superior de quedarte a salvar al otro como si tú fueras su redentor y el otro un pecador poseído por algún demonio babilónico que sólo tú puedes y tienes el deber de exorcizar.

5. Ya le invertiste mucho y no quieres perder
Mientras más tiempo pases en una relación, la sensación de que tienes mucho que perder será mayor.

¿Cómo sales de ahí?
Primero que nada, deja de negar la realidad. Identifica qué ganas estando ahí. Haz las cosas por ti y para ti, deja de buscar que otro lo haga. Rodéate de BUENOS amigos, personas no tóxicas y busca sanar la vergüenza, de sentirte inadecuado, insuficiente o indigno de ser amado por alguien que te quiere por quien eres, no por lo mucho que das y aguantas.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (31 votes, average: 4.55 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta