Historias de terror en redes sociales

Seguro te vas a identificar con alguna de estas historias o chance conoces al protagonista

Compartir

Apriétale un poquito más…
Un día fui a probarme un vestido, a una tienda de renta y me recibió una chava que nunca había visto y le dijo a las demás niñas de la tienda que ella me atendería… Medio los vestidos y me observaba toda, no me dejaba un momento, seleccioné el vestido y me fui. A los días, estaba en Instagram viendo las fotos más populares y me salió la de la chava que me atendió, con un like de mi ex (que ahí todavía no era mi ex), cuando me meto a ver su perfil, todas las fotos sin excepción, tenían likes de él. Cuando fui a recoger el vestido, vi que la chava lo había ajustado de más por lo que me quedé sin vestido para la boda de ese fin de semana… Le reclamé a mi ex que no me gustaba sus interminables likes a niñas que sabían que éramos pareja y nos peleamos horrible porque para él no está mal dar likes… Terminamos y me dijo que nunca me quiso y ahora sale con la del maldito vestido.

Me enteré por ahí
Según yo todo era miel sobre hojuelas hasta que… Puso en su situación sentimental: separado. Y pues sí vivíamos juntos, y digo vivíamos juntos porque ya se le hizo su deseo realidad.

La amante es buena onda
Ahora sí que como dicen, “hasta en las mejores familias”… Encontré en Facebook que la hermana de mi marido se hizo amiga de su amante.

Pantallita habla
De cuando crees que infidelidad virtual no es infidelidad. Para no hacer el cuento largo, me divorcié por todo lo que le encontré en su WhatsApp.

¿Estabas dormida? 
Ellos también son los reyes del stalkeo y que no se hagan… Un dí ame habló entre semana a las 2 am para reclamarme por tener mensajes de mi ex en mi muro de Facebook. Resulta que dichos mensajes eran de dos años atrás, cuando andaba con ese novio. En efecto, se puso a stalkear mi muro hasta dos años atrás y encontró posts de mis ex que según él yo no debía tener ahí.

Pero sí era para ti
Además de mentiroso, malo pa’ mentir…
Regresaba del baño en un restaurante y llego por atrás y ¡zas! que lo cacho en WhatsApp escribiéndole a alguien más. Le decía cosas muy nice y me dijo que me las estaba mandando a mí. Obvio acabó en pleito y separación.

Es por seguridad…
Al inicio de nuestra relación, mi expareja me etiquetaba en cuanto publicación hacía en FB y teníamos el estatus mutuo de “en una relación con”. Los primeros años promovimos nuestro amor en todos lados. Luego vinieron los problemas pero yo seguí apublicando cosas en su muro y le decía, “¿viste lo que te puse en face?” y él decía que no, que no sabía por qué no le aparecían mis publicaciones en su muro. No me pareció anormal, podría ser que Facebook no fuera tan preciso y eficaz como yo creía, así que por mucho tiempo no indagué. De pronto una amiga me dijo, “oye por qué no figuras en el Instagram de tu pareja”. Y le dije “no sé, yo no uso Instagram y por lo tanto, no sé qué sube él”. Y ella me dijo “pues no es por nada pero en Instagram se pinta como si estuviera soltero”. Mi radar se prendió, saqué una cuenta, lo agregué y en efecto, yo no figuraba en nada.

Eso me llevó a interesarme en el por qué él no veía lo que yo le publicaba en FB. Así que involucré a mis hermanos y les pedí que, desde sus perfiles, vieran el perfil de él y sí, yo ya no aparecía como su novia, había suprimido el status de relación de su perfil y cuando lo cuestioné, dijo que era por mi seguridad, porque se había enterado que alguien había sido objeto de secuestro por la información compartida en FB y que no quería que me pasara nada.

Lo gracioso es que, yo fui a la única que “protegió” y asumí que en sus redes quería mostrarse como alguien sin pareja. Así que, con toda la intención, empecé a etiquetarlo en todos lados y a comentar en sus publicaciones para hacerme presente. ¿Qué hizo él? Borrar mis comentarios no sin mandarme un mensaje molesto en el que me cuestionaba si ya había llegado al punto de marcar territorio. Y no, una red no marca el valor de comunicación, entrega y amor en una relación, pero cuando vienes de un amor expuesto a de pronto no figurar, no puedes evitar pensar que algo está pasando.

No puedo decir que eso fue lo que hizo terminar nuestra relación, fueron muchas otras cosas, como infidelidades o deslealtades, pero lo que me hizo tomar la dura decisión de ya no compartir mi vida con él, fue la publicación de una tercera persona (sí, yo en fase enferma, empecé a stalkear a sus contactos). A esa persona sí le aceptaba los comentarios, sí la dejaba etiquetarlo y ella, subió un Boomerang donde se ve un tatuaje de él, en cuyo interior, aparecía pintado con pluma el nombre de ella. Ahí, vi lo mal que estábamos.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (12 votes, average: 4.08 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Jefa editorial print. Edito, escribo, traduzco y compro.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta