¿Estás repitiendo conductas de tu infancia en tu relación?

Si lo estás haciendo más vale que las olvides porque son un balazo en el pie

Compartir

Lo que viviste de chavito tiene mucho que ver con el tipo de amores que vas a elegir. ¡Calma! Esto no significa que si tu historial amoroso es catastrófico siempre será así. Repetimos patrones, pero mientras más consciente seas de ellos y la forma en que te impactan, puedes elegir relaciones más constructivas.

No hay duda de que todo amor es un amor antiguo, y con esto me refiero no necesariamente a la experiencia con una pareja previa (aunque también) sino a nuestra historia de vida temprana: el tipo de relación con nuestros padres, cómo lidiamos con el enojo, el rechazo, el amor y la intimidad de chiquitos y el tipo de apego que desarrollamos de pequeños, son factores que influyen en nuestras elecciones amorosas. Reconocer nuestros patrones de conducta en pareja nos ayuda a no repetir el pasado.

¿Cuál te suena familiar?

Pedestal: no amas al otro por lo que es sino por la imagen ideal que has construido. Habla más de una necesidad de que el “otro· te dé seguridad, admiración y estatus que de una relación igualitaria.

Amo y sirviente: uno de los dos somete al otro. Esto, en el mejor de los casos, genera una lucha de poder que dificulta la intimidad.

Mártir: uno se sacrifica completamente por el otro y trata de servirlo. El otro, ¿cómo puede enojarse con quien hace todo por él? El mártir es otra modalidad del manipulador y controlador.

Dependencia: encargarle al otro tu necesidad de ayuda, consejo y acompañamiento limita y cansa y, cuando alguien trata de sacudirse la carga, se desestabiliza la relación.

Amarrada: es común en las parejas muy convencionales. No hay expresión de amor pero el compromiso se sostiene por razones de conveniencia, por miedo a la soledad o por no perder la vida “familiar”.

Sofocante: queda explicada con frases como “tú y yo somos uno mismo”. Da una sensación temporal de totalidad pero al final es asfixia.

DIME TU PASADO Y TE DIRÉ QUÉ PATRÓN REPITES

Ausente -> Nunca llenas el vacío, te sientes solo todo el tiempo.
Controlador -> Dices cómo, cuándo y de qué manera hacer las cosas o tu pareja te lo dice a ti.
Crítico -> Eres muy exigente y tienes expectativas casi imposibles de ti mismo.
Sobreprotector -> Quieres resolver tanto la vida de los demás que acabas por anularlos.
Violento -> Te defiendes aunque no te ataquen, desconfías aunque no te den razones, agredes aunque no te provoquen.
Alcohólico -> Eres incapaz de hacerte cargo de ti mismo y necesitas que tu pareja resuelva tu vida.
Víctima -> Necesitas que alguien te rescate y se convierta en el héroe de tu vida.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (8 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta