¿Dónde está el amor?

Las abuelitas nos regañan porque con cualquier pleito nos queremos separar. Pues claro, ahora ya no estamos amarrados a la misma pareja toda la vida

Compartir

¿Será que se acabó el amor?, ¿ya no nos importa o ya no creemos en él? Helen Fisher, la investigadora del amor más famosa del momento, cree que es al revés y que ahora somos más románticos que antes, porque ahora esperamos más -mucho más- de una pareja que lo que esperaban nuestros abuelos y nuestros papás.

Hoy nuestra pareja debe ser todo. Pero , ¿saben qué? Eso no quiere decir que el amor romántico o el matrimonio hayan cambiado.

Palabra de Helen Fisher 

Ahora ya no creemos en muchas cosas: que hay que llegar vírgenes al matrimonio o que hay que casarse “hasta que la muerte nos separe”. Y, bueno, si alguien sale con que “el lugar de la mujer es en la casa y el hombre es el jefe del hogar”, nos vamos a carcajear.

Antes no, hace 75 o 100 años la gente se casaba para que estuviera contenta su familia o su comunidad. Había quien se casaba para quedar bien con Dios. ¿Saben por qué? Porque casarse con alguien aceptado por los papás o por nuestros conocidos nos permitía seguir siendo parte de una comunidad. Ahora nos vale pertenecer a ese grupo, así que nos casamos solo para quedar bien con nosotros mismos.

En realidad, el amor no ha cambiado y está difícil que cambie. Lo que cambió es lo que esperamos de la persona con la que nos juntamos. En los años cincuenta o en los sesenta, el divorcio era visto como un fracaso, ahora es visto como una herramienta. La gente cree que va a encontrar a la persona correcta, así que puede separarse si se equivocó y no escogió bien la primera vez que se juntó o se casó.

Como esperamos tanto de alguien, nos hemos vuelto más pickies. La gente tiene ahora recursos para buscar un matrimonio feliz, porque ya no tiene tanta prisa como nuestros antepasados.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 3.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta