Diferencias entre la infidelidad emocional y la física

¿Existen diferencias entre la infidelidad emocional y la física? Las hay, y ambas son un riesgo si es que quieres que tu relación tenga éxito

Compartir

A ver, no nos hagamos bolas, el engaño es el engaño, en todas sus formas y expresiones. Peeeero, hablemos de las diferencias entre la infidelidad emocional y la física. Porque sí, sí son distintas y hay que saber distinguirlas.

La infidelidad física es…

La infidelidad física es la más común, con esto no queremos decir que la más normal o que está bien, pero sí es la que se da con mayor frecuencia en las relaciones de pareja y, básicamente es cuando, estando con alguien dentro de una relación en la que existe un acuerdo de lealtad y no se permite que haya un tercero; te involucras con alguien más de forma sexual -incluso aunque haya sido solo una vez o tan siquiera un “besito inocente”-. Es decir, tal cual su nombre lo dice, en este tipo de infidelidad, sí o sí, hay un contacto físico.

La infidelidad emocional es…

En cuanto a la infidelidad emocional, aunque parece mucho más inocente como concepto, la verdad es que puede ser hasta más peligrosa. Aquí se involucran los sentimientos, por eso, es más complejo, porque puede ocurrir con ese compañero del trabajo con el que sientes una conexión increíble, entablas una amistad genuina; pero que (si se presentara la oportunidad) seguro, seeeguro sí tendrías un contacto físico y hasta sexual con él.

En este tipo de infidelidad las redes sociales juegan un poco como el motel. Es decir, es el lugar en el que suceden estos encuentros “clandestinos”, o sea, es donde se dan esas conversaciones melosas y subidas de tono, donde intercambian likes, reaccionan a sus publicaciones, es el medio donde dan rienda suelta al coqueteo.

Y ¡ojo!, no hay que confundirnos, ni el motel es el único sitio para el encuentro físico entre amantes, ni las redes sociales son el único medio en el que se da una infidelidad emocional. Pero, digamos que es lo que tienen más “a la mano”, lo más práctico o lo más común.

En pocas palabras, la única diferencia entre una infidelidad física y una emocional es el contacto sexual. En ambas hay engaño, mentira, traición y el / la infiel rompen con la confianza que le brinda su pareja. Puedes empezar con una y te sigues con la otra (empezar por el sexo y terminar con los sentimientos involucrados, o a la inversa), pero en cualquier caso estás faltando a la lealtad que deberías tenerle a tu pareja y, es mejor, que te replantees si es momento de ponerle fin a la relación o de terminar con esos “jueguitos peligrosos”.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 4.20 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta