Cosas no tan buenas que viven las parejas exitosas

Aunque no lo creas, las parejas más felices también tienen que pasar por esto

Compartir

Ya hemos escuchado por todos lados acerca de las relaciones tóxicas, esos problemas que se pueden empezar a dar poco a poco en nuestras relaciones, para convertirlas repentinamente en una bola de nieve gigante que arrasa con lo que habíamos construido. Hay ciertos comportamientos como los celos extremos, la manipulación, el querer controlar siempre a la otra pareja, entre muchos otros y los hemos etiquetado como “síntoma” de tener una relación tóxica. Sin embargo, se nos olvida que no todo es blanco o negro, incluso en las relaciones sanas puede haber desacuerdos, enojos y conflictos en general, lo importante es que sepas diferenciar los comportamientos tóxicos de los que simplemente se dan al convivir constantemente con otra persona y que dentro de la relación, aprendan a manejar esas diferencias. Recuerda que todos tenemos conflictos por resolver y estos son completamente normales en todas las relaciones:

Tener malentendidos: por más que creamos que conocemos a la perfección a nuestra pareja, siempre existen cosas o situaciones en las que se pueden confundir las intenciones que tenía uno o el otro, por lo que es importante recordar que siempre deben hablar claramente sobre cómo se sienten.

No resolver al instante un problema: sieeempre, en todas las relaciones hay problemas, quien diga que no tiene ninguno, miente. Si bien hay problemas que se pueden resolver en ese momento o ese día, hay otros que necesitan algo más de tiempo. Lo importante es abordar el tema cuantas veces sea necesario y no guardarlo en un cajón como si no existiera.

Pensar sobre nuestros límites: poner nuestros propios límites siempre va a ser fundamental, que la otra persona llegue a cruzar tus límites no significa que debas terminar la relación de inmediato (si no lo sientes necesario), pues no hay que dar por sentado que tu pareja es consciente de dichos límites, necesitas ser claro cuando te sientas mal o incómodo.

Sentirse desconectado de la relación: esto sucede sobre todo en parejas que llevan ya mucho tiempo juntos, debido a todas las experiencias que han tenido individualmente y como pareja, la relación nunca va a ser la misma que cuando empezó. Si te sientes así, busca un espacio para hablarlo con tu pareja y trabajar en volver a conectar.

Tomar decisiones por o para la relación: una de las mayores ventajas de la soltería es la libertad que viene con ella, todo lo que decidas es para tu bien o mal. Sin embargo, cuando estás en una relación, aunque mantienes tu individualidad y libertad, hay ciertas cosas que debes hablar con tu pareja antes de decidir, sobre todo si les afecta a los dos.

Si estás en una relación sana, ¿ya pasaste por todo esto?

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 4.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta