7 tipos de exnovios infernales

Una cosa es estar separados, otra cosa es estar divorciados y otra cosas es que tu ex tenga alguien que ocupa "tu lugar", y ahí sí se liberan los demonios

Compartir

Por: Lucy Romero

Es súper común que cuando alguien se divorcia mantiene inconscientemente la idea de que aún tiene los derechos que tenía en la relación. El trámite está firmado, pero los vínculos emocionales tardan más tiempo en disolverse.

La mayoría de las mujeres no sabe, entiende ni quiere ver que cuando los hombres tienen un vínculo fuerte con una mujer (sobre todo si tienen hijos), depositan en ella todos sus sentimientos de protección y son ellas quienes lo encarnan, al menos una gran parte, de lo que es su ideal de mujer. Este fenómeno se llama “proyección del ánima”.

Tras una separación, inevitablemente y en muy poco tiempo, ellos retiran su ánima y cuando eso sucede, pasas de ser el amor de su vida, la dueña de sus quincenas, la que decide que sí y que no, a ser nadie, a ser una del montón. Si tienen hijos, quedas como la mamá de los críos, pero nada más.

Un hombre puede retirar una proyección del ánima en tres semanas a un mes, mientras que para las mujeres es un cuento muy diferente. Nosotras podemos pasarnos mucho tiempo recordando y fantaseando que aquel héroe, que en otro momento hubiera saltado a solucionarnos el problema, debe estar por siempre a nuestro servicio.

Uno siempre cree que su ex es lo peor que hay y a pesar de que juraron mandarse al diablo, siguen enganchados, atorados y buscando la forma de joderse. La situación se pone peor cuando el otro tiene una nueva relación y tú te quedas en el aferre del pasado. Uno se siente único, especial, irrepetible e insustituible: “jamás vas a encontrar a alguien que te ame como yo”. Pero cuando llega alguien más a la vida de tu ex, dices: “ah, caray”. Te das cuenta que no eres ni tan único ni tan especial. Y como se sabe que “hasta entre los perros hay razas”, a los ex también los podemos catalogar en siente grandes grupos:

1. EL INQUISIDOR:
Sienten que mientras más sepan de ti, más poder tienen. Su lema es “información es poder”. Se la pasan entrometiéndose en la vida de su ex y son asfixiantes.

Cómo controlarlo: no dejes que obtenga más información de la necesaria. Si hay hijos, define el momento y lugar para hablar de ellos. Hay que dejarle claro que ya no tiene los mismos permisos que cuando eran una pareja.

2. EL AMBIVALENTE
Son los típicos que un día se portan como si quisieran volver contigo y al siguiente, con la mayor frialdad, te mandan por un tubo.

Cómo controlarlo: Tienes que dejar las cosas claras. Dile a tu ex que ya no tienen una relación. No hay que ser grosero pero sí tajante. Por tu parte, también tienes que creerlo.

3. EL CELOSO
Esas parejas que se niegan a salir de tu vida. “Tú eres mío, pero no para estar juntos. No te quiero conmigo pero tampoco te quiero con alguien más”.

Cómo controlarlo: Corta toda comunicación y deja siempre claro que la relación terminó, que no eres de su propiedad y lo más importante, no busques excusas para justificarte con él: tú y solo tú decides qué hacer con tu vida.

4. EL CONTROLADOR
Buscan seguir ejerciendo su “poder” controlando tus acciones. Es el típico ex que cada que se viene la fecha de depositar la pensión alimenticia te arma un chantaje para que no salgas, no te diviertas y no veas a nadie o no te enviará el dinero.

Cómo controlarlo: Te puede dar miedo deshacerte de este ex porque significa perder “privilegios” (la pensión, el coche, etc) pues los usa como palanca. Es muy importante que tomes las riendas de tu vida, te hagas responsable de lo que sea que él o ella esté controlando. Si te amenaza con cortarte la pensión, en lugar de caer en su juego necesitas correr con un abogado.

5. EL MANIPULADOR
A diferencia del controlador, no actúa de frente. Su lema es: el fin justifica los medios.

Cómo controlarlo: no ceder a su manipulación pues el que cae una vez, cae dos. No permitas que use a otros para manipularte.

6. EL INVASIVO
Son los típicos personajes que se niegan a perder el lugar que “por derecho” les corresponde en la vida del ex. Su lema es: primero en tiempo, primero en derecho. Así que siguen apareciendo en bautizos, cumpleaños y navidades como si nada.

Cómo controlarlo: hay que agarrar valor y poner límites. Recuérdale que con la separación emocional y legal viene también la social y familiar.

7. LOS CHINGAQUEDITO
Se la pasan haciendo de tu vida un infierno pero de tal forma que parece que ellos no hacen nada y tú ves moros con tranchete en todas partes. El asunto es que saben perfectamente cuál es tu debilidad.

Cómo controlarlo: Adelántate a sus trucos baratos. Lo más importante es nunca, nunca, caer en sus provocaciones. Después de varios intentos, si no ven respuesta, seguro te dejan en paz.

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (3 votes, average: 5.00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta