10 características del hombre perfecto

¿Estás con Mr. perfect o con Mr. Fake?

Compartir

1. Te debe gustar su olor
El olfato activa nuestro deseo de relacionarnos con alguien. Es parte de nuestro sistema nervioso más primitivo. Compartir deseos, intereses y valores no basta, se necesita un match básico en la química corporal. Tienen una razón más biológica que romántica, a través del olfato nos sentimos atraídas por hombres que tienen un sistema inmunológico diferente al nuestro y así la naturaleza trabaja para conservar la raza.

2. No debe tener mamitis
Si sí, acabarás siendo una segunda mamá o agarrada del chongo con la suegra. Los hombres que idolatran a su mamá no desarrollan su autonomía emocional, ya sea por exceso, (porque tuvieron una “muuuuuuy buena” madre que les dio de más) o porque, literal, les faltó chichi y hoy te la exigen a ti. Muchas veces, los hombres que son “muy buenos hijos” son malas parejas, porque nunca sueltan el rol de “hijo parental” y ponen a su familia por encima de su pareja.

3. No se siente insignificante
Ese tipo de personas siente poco compromiso, o bien, quieren compensar su “sentirse poca cosa” con imponerse a la pareja en forma arrogante, porque, para poder destacar, sienten que deben opacar al otro. Busca a alguien que sepa dónde está parado y hacia dónde va. Un hombre con suficiente autoestima no se colgará de ti ni te va a querer controlar.

4. Es independiente
Obvio, no se trata de que te mantenga, porque el mundo ya es diferente, pero tampoco se trata de olvidarse de que él tiene que valerse por sí mismo. Sin una economía estable, tu pareja limita tus posibilidades y puede terminar siendo una carga. Tener un trabajo es una tarea vital de cualquier ser humano maduro.

5. Tiene un proyecto de vida
Alguien que no esté apasionado y comprometido en su proyecto personal, te va a convertir en su “todo”. Puede parecer justo lo que quieres, pero termina por asfixiarte porque tiene demasiadas expectativas puestas en lo que le das, en lo que no le das, en lo que hagas y dejes de hacer. Expectativas que nadie puede (ni quiere) cumplir.

6. Invierte tiempo y dinero en sí mismo
Un hombre que ha invertido en los aspectos importantes de su personalidad tendrás más que ofrecer y menos que necesitar. Necesitas que le haya echado ganas a esos aspectos: intelectual, corporal, erótico, emocional, maduro y que sepa expresar cariño y afecto.

7. Trata bien a la gente
Sobre todo los que están por “debajo” suyo, como empleados, meseros y la gente que le ayuda. Los tipos prepotentes, esos que presumen su “fuerza” y su “superioridad”, tienden a ponerse en un lugar de ventaja. Al principio, un hombre prepotente será amable, respetuoso y paciente pero, tarde o temprano, te tratará como trata a los demás. Muchas veces nos deslumbramos con palabras bonitas y en ocasiones, dejamos pasar actos abusivos o humillantes contra los demás.

8. Sabe soltar el pasado
Hay muchos hombres que piensan que “cualquier tiempo pasado fue mejor”, rígidos y melancólicos, y viven aferrados a lo que fue y ya no será: desde el tipo de familia que vivieron, pasando por los amigos de su escuela primaria, hasta su anterior estilo de vida. Si el cuate que eliges está aferrado al pasado, difícilmente podrá asimilar que su relación -y la vida- se irá transformando.

9. Es un buen conversador
Un hombre que cuente cosas, que comparta, que no interrumpa, que escuche, que delibere y cuestione, alguien que pueda jugar con las palabras y que te interese escucharlo. Un buen conversador tiene contenido personal e intelectual, genera interés y curiosidad. No se trata de alguien que habla y habla, sino de que distingas entre un hombre que habla mucho y uno que habla bien.

10. Que no sea rígido
Un hombre de ideas fijas y de principios que no se mueven, podrá ser “un diamante valioso”, pero su dureza al paso del tiempo te costará cara. La gente rígida organiza un estilo de vida tenso y “almidonado”: con muchas normas de lo que es “bueno” y de lo que es “malo”. Construye una vida llena de categorías: “esto es admisible, esto es impensable”. Vas a terminar con no encajar en sus categorías tan cerradas. Y en lo íntimo y erótico, es muy probable que alguien tan rígido sea muy pobre y soso.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (18 votes, average: 4.28 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta