Ejercicios mindfulness para la oficina

Estos ejercicios se convertirán en hábitos, y como algo positivo que te invita a dedicar un tiempo para ti y tu bienestar.

Compartir

Aunque la meditación con mindfulness aporta muchos beneficios, como la reducción de la depresión y el dolor, la aceleración de la actividad cognitiva, el aumento de la creatividad y la relajación, poca gente tiene tiempo de practicarla. Sin embargo, hay actividades que puedes realizar a lo largo de tu día que, si bien no son una práctica formal de meditación con conciencia, pueden ayudarte a mejorar tu calidad de vida y actividad cerebral.

Un paseo con mindfulness
Sal a caminar por un periodo de 15 minutos a un lugar con pocas distracciones o lo más alejado que puedas del ruido y concéntrate en el ritmo de tus pasos. Piensa en la sensación de tus pies cada vez que tocan el piso, en la velocidad y ritmo de cada zancada e intenta coordinar con ello tu respiración para entonces concentrarte en ella y en el fluir del aire por tu cuerpo en cada inhalación.

Come con mindfulness
En tu hora de comida, sin importar el tipo o la complejidad de los alimentos que vayas a ingerir (puede ser incluso un sándwich), concéntrate en los sabores de cada ingrediente, intenta destacar cuáles detectas primero y cuáles tienen alguna consistencia agradable para tu paladar. Dedica al menos 10 segundos a masticar y saborear cada bocado para hacerte más consciente de la temperatura, textura y aroma de tu comida.

Te puede interesar: Practica el mindfulness a la hora de comer

Tómate un break con mindfulness
Cuando acabes una tarea o pendiente, en lugar de hacer una pausa para actualizar tu estado en redes sociales, leer correos electrónicos o comentar algo con tus vecinos de cubículo, haz una pausa, cierra tus ojos y concéntrate en tus sensaciones. Respira profundamente e intenta escuchar el ritmo de tu corazón. Relaja tus hombros, apoya las palmas de tus manos en tus muslos y mantente así durante 1 minuto. Si tu oficina cuenta con ventanales a algún paisaje bonito y sin distractores, haz esta misma actividad mirando por la ventana, lo cual servirá también para descansar tu vista tras estar forzándola todo el día frente al monitor. Regresa lentamente al presente y continúa con tu lista de pendientes.

Evita el multitasking
Una manera de trabajar más conscientemente es realizar una actividad a la vez, analizar tus opciones con calma y tomar así decisiones más pensadas. Por otra parte, evita participar continuamente cuando estés en una reunión. Escucha las aportaciones de tus compañeros y trabaja mentalmente para elaborar una propuesta completa y coherente que enriquezca la lluvia de ideas. Quizás al principio trabajes un poco más lento o parezcas menos activo en el trabajo en grupo, pero poco a poco adquirirás la práctica suficiente para ser eficiente y aportar lo mejor de ti.

Convierte el mindfulness en un compromiso
Agrega recordatorios a tu agenda, pega un post-it en una parte visible de tu cubículo, pon alarmas en tu celular para recordarte realizar estas pequeñas actividades de mindfulness a lo largo del día, o utiliza un reloj inteligente que te indique cuando es hora de tomarte un respiro. Poco a poco estas acciones se convertirán en un hábito, y esas pequeñas señales y sonidos se identificarán como algo positivo que te invita a dedicar un tiempo para ti y tu bienestar.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 4.57 out of 5)
Loading...
Compartir
Es una plataforma de información e inspiración para ayudarte a crecer y mejorar tu entorno. Conciencia, bienestar, salud, nutrición, espiritualidad, sexualidad evolutiva, responsabilidad social. Infórmate y transfórmate.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta