espectacular donald trump

Qué puede hacer Trump sin el Congreso

La agenda nacional se ha centrado en la sucesión norteamericana. Aquí seguimos con el horror de la violencia, la impunidad, la marginación y la corrupción.

1088
0
Compartir

Todavía no es presidente en funciones y todo el planeta está preguntándose qué hará Trump. Sus primeros nombramientos no son buena señal, se trata de hombres blancos con una visión ultra conservadora y en algunos casos radicales cercanos a la supremacía blanca. Contra toda corrección política ha incorporado a familiares en el equipo de transición.

Trump ha dejado pasar, sin manifestarse abierta y claramente, diversos ataques y manifestaciones racistas, misóginas, antisemitas y xenófobas. No se trata de que haya decidido no intervenir mientras no tome el cargo ya que se ha manifestado contra la prensa y contra cuestionamientos públicos que se hacen a su mandato.

En algunas cosas ya se retractó como es el caso de la persecución penal contra Hillary Clinton por el escándalo de sus correos electrónicos. Otras ya las confirmó como es la no ratificación del acuerdo Transpacífico. La OTAN está preocupada al igual que Corea del Sur y Japón ya que aparentemente tendrán que enfrentar sus temas de seguridad sin el respaldo tradicional de Estados Unidos. Si la decisión de Trump es replegar a su nación de la esfera internacional sobran los actores que llenarán esos vacíos. Mientras tanto, el gobierno mexicano sigue pasmado, una inacción difícil de entender.

La democracia norteamericana es sólida y cuenta con instituciones que sirven de contrapeso. Sin embargo, la mayoría del senado y de la cámara de representantes está controlada por los republicanos.

El New York Times publicó una lista de acciones que Trump podrá hacer sin pasar por el Congreso y otras en las que requeriría de distintos niveles de apoyo para lograrlo. Aquí algunas de ellas.

Lo que Trump podrá hacer por decisión propia es suspender la migración de países que pertenezcan a “regiones que promuevan el terrorismo”, una de las que más preocupa es su postura sobre cambio climático, eliminar restricciones sobre acceso a armas, echar atrás políticas que protegen a inmigrantes indocumentados, reducir algunos programas de apoyo económico internacional, proponer candidatos a ocupar la Suprema Corte lo que generará por varios años un balance favorable a posturas conservadoras, entre otras.

Podría requerir de algún tipo de apoyo del Congreso para conseguir fondos para la deportación de inmigrantes, renegociar o rechazar el TLC, establecer costos para las empresas que se desplacen al extranjero.

Por último, necesariamente requerirá del Congreso para echar abajo el programa de salud iniciado por Obama, conseguir fondos para construir el muro, aprobar leyes de seguridad interna, reducir impuestos, aprobar su programa de infraestructura.

Ante este panorama y con una oposición muy reducida y todavía en shock por la derrota electoral, la resistencia al interior tendrá que ser encabezada por organizaciones sociales, medios de comunicación y ciudadanos que no estén resignados a ser simples observadores. En el plano internacional tendrán que tomar la palabra de manera clara y enérgica otros liderazgos, que no abundan.

La agenda nacional se ha centrado, por razones obvias, en la sucesión norteamericana. No olvidar que aquí seguimos con el horror de la violencia, la impunidad, la marginación, la corrupción y la parálisis.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (12 votes, average: 4,08 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta