Beneficios de la inteligencia emocional para las empresas

Si eres o tienes al típico jefe gruñón, urge que leas esto

Compartir

Hay varios estudios que demuestran que un buen jefe / líder es clave para la retención del talento en una empresa. 

De la misma forma en que ayuda a que estas personas valiosas se queden, cuando hay un mal jefe / líder, es la primera causa de que alguien valioso deje la empresa, incluso, es un factor que pesa más que el sueldo.

Un buen jefe / líder hace que lo mejor de cada una de las personas que están dentro de su equipo, salga a flote; no solamente hablando de cuestiones operativas, sino también de situaciones que implican habilidades humanas.

¿Cómo es un buen jefe?

Lo que la hace realmente efectiva son sus habilidades humanas y su capacidad de darse cuenta cómo su labor no solo afecta a su área o a su trabajo, sino de manera integral todo el negocio y su entorno.

Hablemos entonces sobre los requerimientos que se necesitan en un líder:

Un mal líder, es aquel que no ha desarrollado su Inteligencia Emocional. No ha logrado descubrir los beneficios de un relacionamiento efectivo con su gente e incluso con el resto de la organización; prefiere en ocasiones el trabajo individual, frecuentemente piensa: “yo lo tengo que hacer para que esté bien hecho”, demostrando así poca confianza en su equipo y no está dispuesto a volverse un “mentor” que enseñe y habilite a los demás a tomar decisiones.

Un buen líder, empodera a “su gente”, los enseña, los tiene cerca, tiene conciencia al actuar y buena gestión de las relaciones con su equipo directo, así como con el resto de la organización.

¿Tú, qué clase de líder eres?
– Normalmente cómo gestionas, tratando de colaborar o te consideras de los “pocos” capaces de hacer las cosas.
– ¿Cómo es tu capacidad de relacionamiento?, te llevas con “tu grupito” o tienes la capacidad de relacionarte de manera efectiva prácticamente con todos.
– ¿Tienes el hábito de “saludar”?, ¡sí! te estoy preguntando si “saludas”, cuando entras a tu oficina, a un consultorio o a un elevador. Solo te recuerdo que eso también es relacionamiento.
– ¿Dices las palabras “mágicas” frecuentemente?, hablo de “por favor y gracias”.

Los cuestionamientos podrían ser interminables, pero la importancia de hacértelos es buscar que seas consciente de lo que haces y de lo que sientes, prácticamente de manera inmediata y constante en tu día a día.

Sean cuales sean los hallazgos que hayas tenido después de esta lectura, te invito a que hagas cambios, que te fuerces a mejorar en algo, que si por ejemplo: te diste cuenta que a lo mejor tu capacidad de relacionamiento no es tan buena, hagas cambios y actúes de manera diferente.

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (6 votes, average: 4.33 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta