Róncatelas o cómo controlar los ronquidos

Además de insoooportable, la gente que ronca puede tener problemas graves de salud

Compartir

Todos hemos roncado alguna vez en la vida sobre todo si se nos pasan las copitas o estamos enfermos o demasiado cansados, pero cuando ya es el del diario, sí se convierte en una bronca y puede indicar que algo anda bastante mal. 

¡Déjenme dormiiir!

Hay varias cosas que pueden influir en la roncadera, desde la anatomía de tu nariz y fosas nasales, hasta tu peso, alergias y las copitas que te echas.

Debes saber que cuando te quedas dormido y pasas del sueño ligero al profundo, los músculos de tu paladar, lengua y garganta se relajan, pero a veces se relajan tanto o estás en una posición tan extraña que se bloquea parte de tus conductos respiratorios y vibran. Entre más se cierre, más complicado es para el aire pasar, por lo que vibran todavía más y ese ruido se hace cada vez más fuerte… y más molesto.

Estas son las razones más comunes por las que los conductos respiratorios de alguien vibran sin parar:

  1. La anatomía de tu boca: si tu paladar es bajo o muy ancho, el paso del aire se complica
  2. El sobrepeso: las personas con mucho sobrepeso u obesidad pueden tener tejido extra en la parte de atrás de la garganta y esto también impide que el aire circule como debe
  3. El alcohol: lo que hace tu cubita es relajar tus músculos, incluyendo los de la garganta, por eso si te pasas, se relajan tanto que tapan los conductos
  4. La nariz: si tienes el tabique desviado o alguna otra cosa medio mal acomodada, tampoco pasa el aire como debe de ser
  5. La posición: cuando duermes boca arriba la gravedad hace que los músculos se vayan hacia atrás
  6. La falta de sueño: se vuelve un círculo vicioso porque entre más cansado más roncas y entre más roncas menos descansas 

Cuando hay otra bronca

Ahora, como ya pudiste ver, no todos los que roncan tienen la famosa apnea del sueño, pero si roncas y además tienes algunos de estos síntomas, puede que sí necesites ver a un especialista:

  • Cuando duermes dejas de respirar 
  • Tienes mucho sueño durante el día
  • Te cuesta mucho trabajo concentrarte
  • Te despiertas con dolor de cabeza y/o garganta
  • Tienes dolor de pecho, especialmente en la noche
  • Sientes que te ahogas en la noche
  • Tienes presión arterial alta
  • Roncas tan fuerte que tu pareja ya se fue a otro cuarto

Pa’ que le bajes

Estas son algunas recomendaciones para que dejes dormir a la colonia y tú descanses mejor:

  • Si tienes sobrepeso, busca un plan de alimentación y ponte a hacer ejercicio, esto te ayudará muchísimo
  • Trata de no beber alcohol
  • Duerme boca abajo o de lado, nunca boca arriba
  • Bájale también al cigarro
  • Cena dos horas antes de acostarte

Tienes más riesgo de ser roncador crónico si…

  • Eres hombre
  • Tienes sobrepeso
  • Tu paladar es muy bajo
  • Tomas mucho alcohol
  • Tu nariz está chueca
  • Vives congestionado
  • Alguien en tu familia tiene apnea
  • Fumas

Recuerda que el roncar a la larga te puede crear complicaciones no solo románticas sino emocionales. Seguro ya te las sabes porque hemos hablado hasta el cansancio (literal) de la importancia de dormir bien, pero cuando uno no descansa está más enojado, no hace bien su chamba ni pone atención a la escuela y hasta se incrementa el riesgo de sufrir un infarto. Si nuestras soluciones express no te ayudan, busca un especialista en dormir o ve con un otorrino a checarte, pero no dejes que esto progrese. 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (4 votes, average: 4.50 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta