El factor Figueroa: la escritora llorona

Siempre quise ser escritora...

Compartir

Pero cuando estaba a punto de lograrlo, se me adelantó Martita Sahagún, la esposa del ex presidente Fox, con su libro Caminando. Así que decidí esperar para publicar mi libro porque no quería confundir a los lectores con tantas ‘martitas’ en el mercado (ya sé, soy una ridícula).

 

Y debo confesar que también me tardé porque no me inspiraba. Además quería sentarme frente a la computadora como Diane Keaton, en la película “Alguien tiene que ceder”. ¿Se acuerdan? Cuando se enamora de Jack Nicholson pero sufre una decepción amorosa terrible y entonces se pone a escribir como loca mientras llora y ríe sin parar, en una ventana frente al mar, con un montón de pañuelos desechables y música.

 

Pues casi se me cumple, lo del mar y lo de la lloradera (jajaja me río de nervios). Me fui a recluir a un hotel fantástico en Coronado y la habitación flotaba casi al ras del mar… pero no escribí ni dos renglones. No se me ocurría nada. Luego traté en un hotel de Nueva York y tampoco, muchos rascacielos y pocas ideas (uy, que lástima porque la vista era preciosa).

 

Sinceramente, mi primer libro nació en la ciudad de México. Me senté en una esquinita de mi departamento, cual niña castigada contra la pared para no distraerme (es que, como lo habrán notado, tiendo a ser dispersa) y eso sí, lloré y lloré como la Keaton mientras lo escribía porque ocurrió una fatalidad en mi vida. No los quiero deprimir, pero tenía que secar con un trapito el teclado porque se me resbalaban los dedos con tanta lágrima (es lo bonito del profesionalismo, que te obliga a salir adelante).

 

Por fortuna -y porque la vida es rara- el resultado fue un libro muy divertido y exitoso. Según mis editores es una “aportación biográfica anti solemne, irónica, inigualablemente divertida pero totalmente cierta sobre el cantante mexicano más exitoso de los últimos tiempos…” Sí, escribí sobre mis andanzas con Luis Miguel sumergida en una crisis existencial como Dios manda, pero el resultado fue genial. Tanto que, después de publicarse hace 5 años, ha vuelto a las librerías con portada nueva y un ‘bonus’ de 3 capítulos recién hechos. Por cierto, se llama “Micky, un tributo diferente” y se puede leer en orden o desorden, de atrás para adelante o brincando de un capitulo a otro. La historia comienza cuando busqué a LM para proponerle que hiciéramos juntos un libro y termina la última vez que lo ví, la noche que me dijo que “sí”. Que luego se convirtió en ‘no’. Lo que es una amistad bipolar, pues.

 

Hace unos días me invitaron a convivir con los asistentes de la Feria Internacional de Libro de la Universidad Autónoma de Baja California y fue una experiencia increíble. ¿Han estado últimamente en un evento así? Es como ir a un museo o como estar en un santuario con especies en vías de extinción. Dicen las encuestas que cada día los mexicanos leemos menos, así que era como estar en la reserva del ‘cocodrilo del Orinoco’. Pero, solo eran libros y los libros no muerden, son lo máximo.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (25 votes, average: 4.40 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Periodista de espectáculos, conductora de televisión, autora del libro Calladita me veo más bonita. Conductora del segmento de espectáculos del programa Hoy en Televisa.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta