El Factor Figueroa: ¡Epidemia!

Que ni se vayan en contra de los tacos, lo que causa obesidad está en otros problemas.

Compartir

¿Se enteraron? ¡Estamos en estado de emergencia! No son los asaltos y secuestros, no regresó Duarte, no se escapó el Chapo (creo que se ha quedado sin fuerzas), no es Trump.

La Secretaría de Salud emitió una declaratoria de emergencia epidemiológica por diabetes mellitus y otra para sobrepeso y obesidad, así que yo tengo el alma en un hilo.

Se oye tremendo. Es como si México fuera el video “Thriller” de Michael Jackson, pero en lugar de zombies, los gordos tomaran las calles.

Escribiré una carta al subsecretario Pablo Kuri y su jefe, el secretario Narro, para ofrecer mis servicios como voluntaria para la magna cruzada que el presidente les ha encomendado. Digo, qué mejor que una ex gorda para asesorarlos. No saben todo lo que he aprendido en los últimos meses del exceso de grasa corporal y sus motivos.

“Queridos secretario y subsecretario: me gustaría aportar algunos datos sensibles sobre la emergencia. Sepan que los hombres son gordos –casi todos- gracias al alcohol (o sea, no son simples gorditos, son borrachos) y las mujeres, aunque hay unas muy chupadoras, suben de peso por razones sentimentales.

Lo anterior se los cuento para que no vayan a lanzar una cruzada nacional contra los tacos, las gorditas de chicharrón y los gansitos, porque el verdadero motivo está en otra parte.

Secretario y subsecretario, confieso que me reúno todos los sábados semi clandestinamente con personas con sobre peso. Unimos nuestros kilos y penas los fines de semana. Les informo, notifico y testifico que la japonesa y yo hemos bajado un poco la cifra oficial que escuché en las noticias, porque gracias a pócimas para adelgazar -y un poco de charla- ya tenemos casi mil flacas en el club. Después de largas conversaciones, enumero las causas más comunes de gordura: desamor, desempleo, desazón, depresión, hipertiroidismo y post-parto… Y hasta ahí voy en la redacción de la sentida misiva y/o pliego petitorio.

En México existen –según Kuri Morales- 55 millones de mexicanos pasados de volúmen. Por eso anunciaron la ‘epidemia’, aunque no se asusten: no es contagiosa. Como la ‘influenza’ que le dabas un beso a alguien infectado y ¡madres! Todo lo contrario, si ves a un gordo o gorda ¡abrázalo! Porque seguro tiene un hondo pesar.

Yo digo que además de un metabolismo ‘malévolo’ (porque no ‘metaboliza’ igual los sopes que las lechugas), lo que pasa en México no ayuda: ves las noticias, te deprimes y comes.
Bueno ¿y ahora qué hacemos?

La imagen de José Narro en lycras y su paseo en bici contra la obesidad es preciosa, pero creo que no sirve de nada. Se me ocurren otra cosas.

Podrían utilizar las bocinas de la alerta sísmica con una voz que diga “abandonen todo lo que están haciendo, bajen las escaleras, den una vuelta a la manzana, suban las escaleras y regreses todos a sus puestos…¡vieja el último!”, cada dos horas. O que haya un incentivo económico y por cada kilo que pierdas, el gobierno te regale mil pesos. O se puede integrar más ejercicio físico en las oficinas, por ejemplo, ¡todos a bailar! O ¡dígale 3 cosas buenas a su vecino de escritorio para que eleve su autoestima! O ¡todos a tener sexo! Esto último, mejor que lo dejen de tarea y cada uno lo haga en casa o con su cada cual.

Quizás lo que necesitamos son 55 millones de políticos menos tarados, 55 millones de mejores parejas, 55 millones de psicólogos y 55 millones de goteros de Rivotril. No quizás. Estoy segura.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (66 votes, average: 4.58 out of 5)
Loading...

2 COMENTARIOS

  1. Mana…me encantó, como siempre… me haces reír!!! y valga el tema para decirte que te ves increíble de flaca… tu muy bien!!!!!

Dejar una respuesta