El Factor Figueroa: El Nido

¿Y ahora qué tendrá Los Pinos? Serán instrumentos musicales, guayaberas o una alberca llena

Compartir

Quería ver las fotos de Andrés Manuel López Obrador, donde sale que con la misma corona de flores que Natalia Lafourcade en su nuevo disco y, a lo tonto, acabé en Los Pinos.

Lo divertido de internet es que empiezas buscando aquí y terminas por allá. Como en la vida.

Gracias a la modernidad cibernética, acabo de recorrer la casa del presidente. ¿Lo recuerdan? Se llama Enrique (claro, todo el mundo emocionado con los pre candidatos y nadie le hace caso).

El tema es que entras a la página web del Gobierno de la República y puedes indagar cómo será el nuevo nido de AMLO, Anaya o Meade. Ya me imaginé a Ricardo Anaya con la mudanza retacada de instrumentos como si fuera uno de los Jackson 5 (albino). O Andrés Manuel con baúles llenos de coronas de flores y guayaberas, huipiles y disfraces. Y José Antonio Meade con cajas y cajas de… de… mmm…¡no sé! Todavía no le hallo.

En fin. Apreté el botón para ver, por ejemplo, la biografía de la primera dama -a ver qué ponían- y acabé en el estanque de las carpas japonesas. Suena como restaurante de ‘noodles’, pero es un lugar ubicado junto al lago -¡hay lago en Los Pinos!- donde cuentan que Ernesto Zedillo, por ejemplo, se pasaba horas viendo los peces. Ahora entiendo.

¿Han entrado a la residencia Oficial de Los Pinos? Yo, nunca. Bueno, solo una vez y me pareció un jardín cualquiera. Era una niña tan curiosa -cuando fui- que en lugar de poner atención a la flora, solo veía fijamente al presidente López Portillo. Sí, ya llovió y ahora soy una mujer de edad. Aunque el otro día quise entrar al jardín del Arte de Chapultepec y al Pabellón Coreano y no me dejaron, porque era muy joven (jajajaja). Ese lugar es para adultos mayores y no califico, y hay otros que son para ‘millennials’ y tampoco: Dios mío, vivo en el puto limbo.

¿En qué íbamos? Ah sí. Según la web, el refugio presidencial es un lugar lleno de historia y cosas extrañas. 

Lo primero que quise conocer en la red fue la ‘recámara presidencial’, pero no se pudo. “No está actualizada la plataforma”, decía. Pensarán que soy una persona ociosa y con un nivel de morbo elevado y están en lo cierto. Pero, según los expertos en ‘feng shui’, se pueden conocer rasgos interesantísimos de las personas con solo observar los cojines (¡obvio!) y el edredón.

Pero entré a la casa Lázaro Cárdenas que tiene una vista impresionante del bosque y la ciudad, al estudio de televisión, a la casa Miguel Alemán, a las oficinas del Estado Mayor y a la explanada La Pérgola. Uy, adentro todo es alegría (aunque afuera hay asaltos y basura las 24 horas del día, pero ya prometieron las candidatas a suplir al doctor Mancera que todo cambiará).

Hay un gimnasio que se convirtió en oficina, perreras que se usan para guardar a las ardillas con rabia (¿pooor?) y muchos baños que antes usaba Lázaro Cárdenas y ahora son el despacho del vocero presidencial. Que lo último me parece bien, el vocero con tanto estrés necesita estar siempre cerca del baño.

Por cierto, la alberca tiene agua como toda alberca normal, lo aclaro porque Fox (que de pronto hace cosas muy raras) la mandó vaciar en su momento. Pronto sabremos quién chapoteará en esas bonitas aguas y ya si les sobra algo de presupuesto, que llamen a un nuevo decorador porque siento que el anterior, murió. Me late.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (13 votes, average: 4.54 out of 5)
Loading...
Compartir
Periodista de espectáculos, conductora de televisión, autora del libro Calladita me veo más bonita. Conductora del segmento de espectáculos del programa Hoy en Televisa.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta