El Factor Figueroa: Domingo

Coco, la película que parece la versión ‘calavera’ de los Supersónicos. Era eso o la Fórmula 1.

Compartir

Casi voy a la Formula 1.

Es que me invitaron, pero cuando llegó el momento de escoger entre ir a las carreras o al cine a comer palomitas de doble sabor me ganó la gula.

Además, era muy complicado llegar al Autódromo. Porque, ahí adentro, los coches van rapidísimo, pero afuera es el infierno. O sea, tienes que sortear el embotellamiento de la ciudad y aventarte 2 horas de camino para llegar al único lugar de la CDMX donde alguien puede circular a más de 60. Ese debería ser el lema del Gran Premio de México: “autos que avanzan…¡milagro!”

Eso sí, aunque no estuve de cuerpo presente, mi alma está enteradísima. Supe que ganó otra vez Hamilton, lo cual -quieran que no- también le quita emoción a la carrera ¿no? Es como los maratones, que ya sabes que el primero en cruzar la meta es un keniano. Pues así con Hamilton.

Que hasta hace un año yo no sabía quién era. Le tuve que preguntar a mi hijo “¿y ése morenazo quién es?” a lo que Alex contestó con dominio absoluto: psss, es Hamilton má, ooobvio. Claro, cada vez que el hombre salía en las noticias yo pensaba que era Daddy Yankee (a veces me hago bolas).

Este año, pensé que el Jefe Mancera había estrenado look escocés. Es que en televisión apareció un señor cabecita blanca -súper pegado a Carlos Slim Domit (es lo que se llama ‘abrazarse a la fortuna’)- con una gorra de cuadritos. Creí que Miguel Ángel daría el banderazo inicial y luego nos tocaría algo con su gaita (jajaja). Pero no, ni banderazo ni nada. Mancera no fue al evento y el hombre canoso tan fotografiado era Jackie Stewart, un ex piloto británico de 87 años que fue quien propuso las actuales medidas de seguridad en las pistas, que si los cascos, que si los bomberos en la pista, que si los cinturones puestos. Porque antes corrían, digamos, a lo loco. De todo eso me enteré.

Lo único que me pesó fue perderme la rechifla a Felipe Calderón -me perdí la del Festival de Morelia y ahora en las carreras-. Por favor no me juzguen, pero últimamente me divierto cada vez que lo abuchean. No sé, te vas poniendo mayor y los motivos de diversión cambian.

También quería saludar a Diego Luna que andaba de gorra y darle un gran abrazo porque cada día soy más fanática suya, pero ya se lo daré pronto sin olor a mofle, sin ruido de bólidos y sin miles de señores con camisa de ‘escudería’. ¿Soy la única que se pone nerviosa de verlos? Todos van vestidos iguales -como de uniforme- y nunca sé si van a manejar o es un mecánico o el dueño del coche o un patrocinador o el edecán y me provoca estrés.

Sé que el momento más emotivo fue en la vuelta 19, cuando todos los asistentes levantaron el puño como homenaje a los caídos y a la unión ciudadana en los sismos de septiembre. Me hubiera gustado sumarme. Es más, eso deberíamos hacer siempre, cada vez que suene el Himno Nacional, o cada vez que haya un pretexto. El que quieran. Para no olvidar nunca lo bueno de lo malo.

Como les decía, yo cambié todo eso por el placer que me provoca ir al cine. Sí, soy una de esas espectadoras a la antigua que van solas, compran palomitas y se emocionan con los cortos. Bueno, debo confesar que el domingo casi lloro ¡pero de la angustia!, porque proyectaron un ‘corto’ larguísimo de las hermanitas de “Frozen”. Pasamos media hora extra sentados en la butaca -con las correspondientes patadas del chamaco sentado atrás- para ver las aventuras de un mono de nieve llamado Olaf. Disculpen que no lo conozca, pero a los 51 años y con un hijo que prefiere las películas de matones, no tenía el gusto.

Cuando por fin terminó la pesadilla de las princesas heladas, vimos “Coco” que es preciosa, aunque a ratos parece que estamos viendo la versión ‘calavera’ de los Supersónicos. De todas formas lloré un poco y me divertí. Eso sí, prefiero disfrutar a las personas en vida que esperar a que mueran para recordarlos y ponerles ofrendas. Soy más práctica, supongo.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (23 votes, average: 4.65 out of 5)
Loading...
Compartir
mm
Periodista de espectáculos, conductora de televisión, autora del libro Calladita me veo más bonita. Conductora del segmento de espectáculos del programa Hoy en Televisa.

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta