El Factor Figueroa: A bailar mi reina

Así fue la bienvenida del presidente a la reina Letizia, bien mexicana... o no.

Compartir

Que raros somos los mexicanos. Muy raritos.

Llegué a esa profunda conclusión después de la cena de bienvenida para la Reina Letizia, organizada por nuestro presidente y compañía. No sé exactamente, por ejemplo, a quién se le ocurrió ‘amenizar’ la noche con ‘hip hop’ pero quiero felicitarlo porque le puso un toque surrealista inolvidable. Para qué invitar al Potrillo, cuando puedes llevar a un rapero súper moderno.

Me imaginé al ‘creativo’ diciéndole al Presidente:

– Mire, Don Enrique, se me ocurre que si estamos en México y vamos a recibir a ‘su alteza’ de España en un evento oficial, pues lo mejor es poner ¡música en inglés! 
-Ándale -contestó EPN- el ‘rap’ es buenísimo para unir a los pueblos y hermanar culturas. Hay que invitar al chavo medio mexicano que estaba en The Black Eyed Peas para que cante “I gotta feeling” que habla de los sentimientos.
-¿Se refiere a Taboo señor?
-¡Sí! Uy, que nombre tan exótico. Eso siempre suma y la reina Letizia va a estar feliz. ¡A bailar mi reina!

Y claro, el resultado fue algunos secretarios con cara de ‘what’, otros invitados con cara de ‘no entiendo nada’ y algunas esposas del gabinete gritando “¡uh, uh, uh!” y bailando muy animosas como si estuvieran en antro. Letizia, Enrique y Angélica sonreían y solo se meneaban un poco.

Nada más faltó que sirvieran hotdogs, alitas y aros de cebolla (jajaja). Me pregunto por qué seremos tan malos para el protocolo y las relaciones internacionales.

Aunque supongo que la monarquía española ya sabe lo ocurrentes que somos. Por ejemplo, la última vez que estuvieron aquí Don Juan Carlos y doña Sofía, los Fox se los llevaron a Guanajuato y les dieron unos platos gigantes de mole de guajolote y chongos zamoranos: casi se nos muere el Rey. Otra vez, por poco matamos a la Reina con los jalones que le dio Angélica María (quería convertirla en su comadre) en pleno Castillo de Chapultepec.

Decir que en México somos los peores anfitriones del mundo sería una mentira, hay lugares peores que no pienso nombrar para no lastimar a nadie. Pero aquí somos tan animosos que a veces la regamos. Sobre todo a nivel ‘plebeyos y su Majestad’.

Con todo y todo, desde ésta bonita columna quisiera agradecerle a Letizia -the Queen- que esté tan pendiente de nuestra recuperación post sismo y que sea una luchadora incansable contra el cáncer. 

Por eso me cae bien y porque se casó con Felipe que es un rey fantástico. Deja tú lo fantástico, lo alto.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (21 votes, average: 4.52 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta