Un sabio consejo científico para atascarse

Si quieres comer toda la noche de Año Nuevo, no empieces con las proteínas.

1147
0
Compartir

En esta época del año para muchas personas sus preocupaciones se centran en cómo guardar la línea. Existen otras personas, como yo, cuyos pensamientos están más cercanos a cómo lograr comer más dentro de los límites de lo sano. Para estas últimas personas hay aquí un consejo que pueden ayudar a probar todos los platillos de año nuevo, e incluso repetir.

Si bien la sensación de estar llena o lleno viene muchas veces de la urgencia del botonazo, es decir de sentir la panza a reventar, en realidad la saciedad es principalmente un asunto del cerebro, como casi toda sensación. Diferentes tipos de alimento mandan distintas señales al cerebro, por lo que nuestras elecciones al principio de la cena son cruciales para determinar cuánto comeremos hasta quedar satisfechos.

Las proteínas inducen la sensación de saciedad con mayor rapidez que otras moléculas. El principal consejo para comer y comer es evitar comenzar por alimentos ricos en proteínas, como por ejemplo el pavo.

En nuestro cuerpo, sobre todo en el cerebro, tenemos receptores nerviosos a los que se les unen ciertas moléculas y a hacerlo provocan diversas sensaciones. Los opioides son un tipo de receptor   que se descubrieron y bautizaron gracias a la acción que veían que producía el opio sobre personas que lo consumían. Entre los opiodes, hay un subtipo de receptores llamados mu-opioides, a los que, entre otras cosas, se les une la morfina en el cerebro. Pero estos receptores también están en el tracto digestivo, particularmente en las paredes de la vena porta, que es el principal vaso sanguíneo que saca sangre del estómago.

Te interesa: Jugo detox para antes de las cenas

Cuando se estimulan los receptores mu-opiodes de la vena porta nos da hambre, y cuando se suprimen nos sentimos satisfechas. Al digerir proteínas en el estómago, éstas se rompen en cachitos más pequeños que bloquean a los receptores mu-opioides, que a su vez mandan esta señal al cerebro. El cerebro entonces actúa de vuelta y manda una señal al sistema digestivo que suprime nuestros deseos de comer, y por lo tanto arruina nuestros planes de comilona durante año nuevo.

El año se acaba y la vida de cada uno de nosotros lo hará también. Hay que disfrutar de la comida rica, y si se quiere comer mucho, no iniciar comiendo proteínas.

Referencia. Mu-Opioid Receptors and Dietary Protein Stimulate a Gut-Brain Neural Circuitry Limiting Food Intake

 

 

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (5 votes, average: 5,00 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta