Los bosques y los alimentos en el futuro

Aunque no parezca real, la mayor amenaza de la deforestación es la creciente actividad agrícola.

430
0
Compartir

La agencia mundial encargada del tema alimentario es la Organización de la Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO por sus siglas en inglés).

Entre sus funciones se encuentra la de lograr que todas y todos tengamos acceso a alimento suficiente y de calidad. Busca erradicar el hambre y la malnutrición, así como el correcto uso y mantenimiento de recursos naturales como el agua, la tierra, el aire, el clima y la diversidad genética de flora y fauna para el mundo de hoy y de mañana.

De igual manera se encarga de auxiliar a agricultores y ganaderos tras desastres naturales o epidemias para poder garantizar la producción de alimento y la subsistencia de los productores.

En su reciente informe “El estado de los bosques del Mundo. 2016” identifica algunos puntos a los que el mundo debe prestar atención para garantizar la producción de alimentos ya que para satisfacer la creciente demanda mundial se requieren tierras altamente productivas y manejadas de forma sustentable.

Para ello, los bosques resultan fundamentales ya que son una parte central del ciclo del agua, la conservación de los suelos, la protección de distintos hábitats de flora y fauna e incluso auxilian al tomar carbón de la atmósfera y transformarlo en oxígeno. Todo este trabajo se realiza en los bosques del planeta, sin ellos la producción de alimento no sería suficiente para abastecer las necesidades mínimas de una población que crece y que vive más años.

Aunque no parezca real, la mayor amenaza de la deforestación es la creciente actividad agrícola. Por ello es necesario buscar nuevas formas más eficientes en la producción agrícola. Es difícil pero se requiere coordinación y políticas eficientes para mantener un delicado balance entre bosques, alimento, uso de suelo y desarrollo.

No se trata solo de hacer leyes sino de políticas efectivas y el uso responsable de la tecnología. También se requiere de una sociedad vigilante, del respeto a tradiciones culturales de los pueblos que habitan esas zonas, de la comunidad internacional que documente y presione y de gobiernos responsables que frenen las ansias comerciales de enormes empresas que solo buscan utilidades y no proteger el patrimonio de hoy y de mañana.

Según la FAO, “la seguridad alimentaria se puede lograr mediante la intensificación de la agricultura y otras medidas, como sistemas de protección social, en lugar de con la expansión de las zonas agrícolas a expensas de los bosques”.

En resumen, sí es posible elevar la productividad agrícola para asegurar la demanda de alimentos y al mismo tiempo contener el problema de la deforestación. Sin embargo, la creciente demanda de alimentos ha llevado a que los precios estén en su punto más alto de la historia.

La FAO coloca su reto de esta forma: “Producir un 70 por ciento más de alimentos para 2 300 millones de personas adicionales de aquí a 2050, al tiempo que se combate el hambre y la pobreza, se usan de forma más eficiente los escasos recursos naturales y adaptarse al cambio climático, serán los principales retos de la agricultura mundial en las próximas décadas”.

Se los encargo, para 2050 ya no creo estar por acá.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (7 votes, average: 4,43 out of 5)
Loading...

Sé el primero en comentar este artículo

Dejar una respuesta