Lo estúpidamente interesante de donar semen

Donar por donar no es posible, se necesitan criterios específicos y saber que no tienes derecho legar sobre los posibles hijos.

1713
1
Compartir

¿Y si después de donar semen el donante quiere conocer a su hijo o hijos?

¡No bueno! Ni en la Rosa de Guadalupe se ven casos así. Les cuento. Según registros de la Secretaría de Salud, el primer banco de semen en el país comenzó a operar a finales del 2003 en la colonia Bosques de las Lomas de CDMX, antes de eso algunas clínicas de fertilidad funcionaban exclusivamente con esperma importado, principalmente de Estados Unidos y Canadá; así que para consumir el producto nacional armaron este banco en el que los chilangos podían ir a dejar sus singulares donaciones, recibiendo una simbólica compensación económica de 500 pesitos, básicamente por aquello de esfuerzo ¿verdad?

También te interesa: La vida con dos penes

Pero por ahí de 2009, ya había más bancos de este tipo en CDMX, y fue justo ese año que a uno de mis cuates se le hizo buena idea ser donador de semen. Él pensaba que lo único que tenía que hacer era llegar y ofrecer su aportación. Pero fíjense que no. Para ser candidato a la donación de esperma hay que cubrir los siguientes requisitos:

  • Tener entre 18 y 35 años.
  • Ser saludable física y mentalmente.
  • No contar con antecedentes o familiares directos de trastornos genéticos mayores ni enfermedades hereditarias, como asma, diabetes, epilepsia o hipertensión arterial.
  • No ser portador de microorganismos o virus responsables de hepatitis B o C, SIDA, chlamydia, herpes, sífilis, gonorrea o citomegalovirus.

Pues bueno, como mi amigo cumplía con todos los requisitos tuvo que dar una muestra para que le hicieran estudios y cerciorarse de que sus espermas eran de calidad y capaces de soportar el proceso de congelación y descongelación. Y resultó que los chamacos de mi cuate eran más vivarachos y mejores nadadores que el mismísimo Michael Phelps.

Lee: Lo estúpidamente interesante de las nudes

En total hizo cuatro donaciones en un periodo de seis meses, pero antes de realizar la primera tuvo que firmar un documento que garantizaba su absoluto anonimato en el proceso y otro en el que se especificaba que el donante no es el padre legal de los hijos y por tanto, ni donante ni hijos tienen ningún derecho derivado de la donación. En ese momento mi cuate estuvo de acuerdo y firmó.

Pero ahora, ocho años después, está empeñado en conocer por lo menos a uno de sus hijos, porque también está consciente de que en México se puede engendrar un máximo de 10 niños por donante, y como donó en cuatro ocasiones, el pobre vive en la congoja total sabiendo que por ahí hay 40 hijos suyos que no conoce, y asegura que va a iniciar un proceso legal para cambiar esta situación.

Googleando un poco, encontré que solo en circunstancias extraordinarias que comprendan un peligro cierto para la vida o la salud del hijo o en el curso de un proceso penal, se podrá revelar la identidad del donante, siempre que dicha revelación sea indispensable para evitar el peligro o para conseguir el fin legal propuesto.

También lee: Lo estúpidamente interesante de la virginidad

Como esa información no era de mucha ayuda, le pregunté a Enrique Pons Franco, socio de la firma Castillo-Pons Abogados, si mi amigo tenía posibilidades reales de poder conocer a alguno de sus hijxs a través de la vía legal, y me comentó queen términos estrictamente jurídicos no existe ningún impedimento legal para que esto suceda”, ya que “por un tema de derecho a la identidad, el hijo sí tendría posibilidad de conocer quién es el papá”.

Pons Franco también destacó que “aunque la cesión del material genético se haya realizado mediante un convenio particular o privado, en el que las partes hayan renunciado a reconocerse o indagar la identidad del producto sobre dicho material, aquí priva un tema relativo a los derechos humanos, que tienen aplicación en las relaciones privadas, de forma tal que, entre otros derechos, queda comprendido el derecho a la identidad, al igual que los derechos a la integridad, a la salud y a la reproducción”.

Pues así la historia. Ya les estaré contando en algunos meses si mi cuate inició o no el proceso legal para conocer a sus hijos perdidos.

Termina su columna y sigue donando los suyos por la vía tradicional, pa’ evitar problemas.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (26 votes, average: 4,81 out of 5)
Loading...

1 COMENTARIO

Dejar una respuesta