El Factor Figueroa: Siempre Luis Miguel

Querido Luis Miguel, dime qué hacemos o cómo ayudo. Aquí estoy.

11838
15
Compartir

Yo, como Alfredo del Mazo, tampoco soy amiga de Duarte. Pero debo confesar que cantamos juntos en un concierto de Luis Miguel.

Sí, a veces el destino es extraño y te une a personajes con los que no comulgarías.
Después de acosar sin éxito a Luis Miguel en cinco o seis conciertos del Auditorio Nacional, pensé que Veracruz era el lugar ideal para verlo, platicar y explicarle que iba a escribir un libro suyo.

El Factor Figueroa: Tom Brady

El público murmuraba “¿Quién es ésa? ¿Qué le ve Luis Miguel? ¿Por qué ahí?” Casi nadie entendía porque LM me hacía tanto caso en un concierto en el Centro de Convenciones de Boca del Río. Para empezar, yo estaba en horas bajas de popularidad (por no decir que nadie me pelaba) y luego, gracias a los contactos, mi asiento era irreal: fila ‘cero’, yo solita, enfrente del cantante -tapándole todo al entonces gobernador Javier Duarte- entre el escenario y la primera fila. De hecho, cuando LM salió y saludó al público, se sorprendió tratando de descifrar mi trono jarocho. O sea, me vio con cara de “¿Qué haces aquí, sentada ahí?”

Aunque el gober entró en ‘formación diamante’ con muchos escoltas y se sentó delante de los diez mil espectadores, yo estaba más allá. Debo confesar que a ratos se me ponía la nuca chinita de escuchar cantar al ex prófugo –ahora preso guatemalteco- “por debajo de la mesa, acaricio tu rodilla…”. Lo que sea de cada quien, es entonado (jajaja, perdón, es risa nerviosa). Así que más tarde, me di la vuelta, lo saludé y cantamos juntos a grito pelado “si no supiste amar…¡ahora te puedes marchar!”.

Pues esa soy yo. Con Luis Miguel en las buenas y en las malas, aunque sea en un momento raro nadie lo comprenda.

Llámenme aguafiestas entre tantos memes, noticias y burlas, pero no me da gusto que le vaya mal. Será porque lo quiero, pero además me encantaría que volviera a ser lo que era: el rey del pop latino.

Bajón físico, cancelación de conciertos, look equivocado, demandas variadas, el público le da la espalda y pierde parte de su fortuna.

Ahora, un juez ordenó que sea arrestado por no atender a tiempo una demanda de incumplimiento de contrato con su ex manager William Brockhaus. Personalmente, opino que ese señor “Bill” –un rubio de cachetes rojos, tipo Trump pero gordo- en lugar de exigirle el pago de un millón de dólares, debería darle una indemnización a Luis Miguel por estorbarle y no ayudar en nada a su carrera. Pero en fin, las autoridades judiciales en Estados Unidos no tienen sensibilidad.

Por si no lo recuerdan y/o conocen, Luis Miguel es fantástico y ha sido uno de los mejores cantantes mexicanos de todos los tiempos.

Volviendo a Veracruz, fue un gran concierto y me divertí mucho. Aunque en realidad estaba preocupada por el libro. Así que mientras él cantaba yo le decía con señas, gestos y movimiento de labios “tenemos que hablar”. Él no entendía nada, pero sonreía tratando de ‘decodificar’ el mensaje. A la mitad del concierto repartió las rosas blancas inmarchitables y se guardó una en el saco que, para sorpresa de la concurrencia, minutos después me entregó con guiño. Fue ahí cuando aproveché el instante y le entregué una notita…¡pegada a un libro que pesa tres kilos! (ni modo de darle un papelito y ya).

Al final, después de cantar “tus labios de miel en la madrugada la la la la…”, dijo “¡Hasta la vista!” -con un ademán- y desapareció.

Duarte también corrió. Junto a todo su séquito, incluído un señor con un maletín “que bloquea las frecuencias y la señal a muchos metros a la redonda, para que nadie pueda mandar mensajes ni usar la red”. Eso me explicaron, ve tú a saber.

Me colé a backstage para el desmontaje (ya sé, me fijo en cosas rarísimas) y de pronto llegó una mujer de producción que gritaba desesperada “¡The girl with the book, the girl with the book!”

Esa soy yo, contesté sonriente. Ya con dos copas de vino adentro.

Entonces la mujer habló con alguien que daba instrucciones precisas por teléfono.

  • Que el Jefe te invita a cenar. ¿Puedes ir?
  • ¡Claro! (“the boss”, pensé).

Después de un recorrido misterioso de camionetas, motocicletas y hombres negros gigantes, llegamos. Ahí estaba Micky con una gran sonrisa, esperando.

Querido Luis Miguel, dime qué hacemos o cómo ayudo. Aquí estoy.

¿Te gustó esta nota? Califícala

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (251 votes, average: 4,43 out of 5)
Loading...
Compartir
Martha Figueroa es periodista de espectáculos, conductora de televisión, autora del libro Calladita me veo más bonita. Conductora del segmento de espectáculos del programa Hoy en Televisa.

15 COMENTARIOS

  1. Martha eres realmente genial!!!!, me uno a ti y pase lo que pase mi hermoso LUIS MIGUEL, cómo te ayudamos????

  2. Gracias Martha plasmaste el sentir de las verdaderas fans que nos preocupamos por Luis Miguel y que nos preguntamos como ayudarlo y defenderlo de personas y prensa amarillista, y que no valoren la gran trayectoria de un GRANDE como lo es LUIS MIGUEL!!!😍😍😍😍😍

  3. Gracias Martha plasmaste el sentir de todas las verdaderas fans que queremos a Luis Miguel y en donde muchos solo ven lo negativo, y no reconocen la gran trayectoria de este gran artista, pero sobre todo que ha puesto en alto el nombre de México. POR CIERTO FELIZ CUMPLEAÑOS LUIS MIGUEL!!!!!😍😍😍

  4. jajajaja amoooo tus notas, son tan elocuentes, de esas lecturas que no cansan, divertidas, debiste contarnos que mas paso después :D, saludos.

  5. Martita, me gustan tus comentarios, en México muchas fans lo quisieran ayudar, aún con todos sus problemas siempre será una gran estrella

  6. Martha, coincido contigo, nunca he sido fan de LM, pero lo he admirado y cero me da gusto y creo que a nadie le puede dar gusto que a una estrella, un gran cantante y con un gran carisma, le vaya mal . . . ¿Que hacemos?

  7. Márthita soy tu fan desde Tampico tam.
    Me encanto lo de Luis mi y Veracruz ……que emoción
    Saludos cordiales

  8. Buenísima la nota Marthita…..me encantó, muy ad hoc con estos tiempos que estamos viviendo, de política y cosas peores , pero ahí está Micky para hacernos sentir orgullosos de nuestro México a pesar de todo, basta con verlo enfundado en el traje cantando con mariachi “México en la Piel”

  9. Querida Martha, yo creo que los fans de Luis mi nos estamos haciendo la misma pregunta, como lo ayudamos. Si yo le pudiera dar un consejo le diría que vendiera propiedades y pagara sus adeudos, que liquide tanto personal, con todas las de la ley y que se venga al país que más lo ama, México. En pocas palabras que dé la cara, que viva ligero. Si requiere amigos neta, acá le sobran

Dejar una respuesta